05 de febrero de 2023

Didier Reynders, comisario de Justicia de la Unión Europea

Didier Reynders, comisario de Justicia de la Unión EuropeaEFE

Bloqueo del Poder Judicial

El comisario europeo de Justicia advierte al Gobierno que «lo ideal» es que los jueces elijan ya al nuevo CGPJ

El belga Didier Reynders viajará hoy a España con uma posición muy clara y la misión de poner fin a la crisis institucional que afecta a nuestro país

El comisario de Justicia, Didier Reynders, tiene la compleja labor de pacificar la guerra desatada, desde el pasado mes de marzo, en el Poder Judicial español. El belga, que hoy llegará a nuestro país para mantener una ronda de contactos con varios de los actores diractamente implicados en la crisis institucional, ha sido tajante sobre su posición, horas antes de emprender viaje. «Lo ideal» a ojos de Bruselas es que la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sea decidida en su mayoría por los propios jueces, tal y como recomiendan los estándares europeos, sin esperar a que se lleve a cabo una reforma más profunda en el sistema de selección actual.
«El objetivo es ver cómo ayudar a través de ese diálogo a poner en marcha las recomendaciones. Por supuesto, lo ideal no es sólo tener una reforma que para el futuro respete las recomendaciones sobre el CGPJ que vienen de la Comisión. Lo ideal es que esta orientación se encontrara ya en la designación de los miembros ahora», ha explicado Reynders a la prensa en Bruselas, esta misma mañana.
Así las cosas, el emisario europeo ha recalcado que durante estos dos próximos días, durante su estancia en Madrid, confía en lograr avances por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, que hasta la fecha ha rechazado la posibilidad de entregar a los jueces la potestad de designar a sus representantes, así como recabar información sensible de los responsables institucionales y de las fuerzas políticas de oposición, asociaciones de jueces y la sociedad civil.
La ronda de contactos será muy amplia. Reynders mantendrá conversaciones con un total de 5 ministros del Ejecutivo socialista -el de Presidencia, Félix Bolaños; la titular de Justicia, Pilar LLop; la vicepresidenta primera y titular de Economía, Nadia Calviño; el ministro de Exteriores, José Manuel Albares; y, su homólogo de Consumo, Alberto Garzón-. Además, tendrá la ocasión de entrevistarse con el presidente del CGPJ y del Supremo, Carlos Lesmes, cuya dimisión es cuestión de días si no hay acuerdo; el del Constitucional, Pedro González-Trevijano; y, el recién estrenado fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz.
También estarán en su agenda dos de las principales entidades profesionales: la mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura (APM) y la Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV). El comisario intervendrá, este jueves, en la comisión mixta para la Unión Europea en el Congreso de los Diputados.

Malestar en el Ejecutivo

Consultado por el posible malestar en el Ejecutivo por sus contactos previos con miembros del Partido Popular -entre ellos el vicesecretario institucional e interlocutor de los populares en materia judicial, Esteban González Pons- Reynders ha zanjado el asunto afirmando que ha tenido «numerosos contactos con miembros del Gobierno» como preparación al viaje en ciernes. En especial, con la ministra de Justicia, Pilar Llop, con la que mantuvo un encuentro informal, el pasado mes de junio en el marco de unos cursos de verano.
Ya en aquella ocasión, como avanzó El Debate, el comisario europeo dejó clara su premisa de que son los jueces deben elegir a sus representantes. No en vano, España arrastra una deuda histórica de incumplimiento sobre uno de los principales postulados del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) en la materia: asegurar un método de representación en el que «las autoridades políticas no intervengan en ninguna fase del proceso de selección de los vocales de origen judicial». De persistir el incumplimiento «sistemático» de nuestro país en las recomendaciones comunitarias orientadas a la mayor independencia de la Justicia, Bruselas podría tomar medidas más duras más allá de las habituales advertencias.
En Bruselas son plenamente conscientes de que la situación de prórroga que vive el Poder Judicial en nuestro país es ya «inasumible». La parálisis en los nombramientos de los jueces que afectan a vacantes en todos los órganos jurisdiccionales, empezando por un Supremo laminado y hasta llegar a las Audiencias Provinciales –consecuencia de la prórroga del Consejo– tiene que desatascarse. El belga Didier Reynders regresa a España tras su última visita no oficial, el pasado mes de junio, con el firme propósito de desencallar la situación.
Comentarios
tracking