Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

El magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de España, Ricardo de Prada durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados

El magistrado de la Audiencia Nacional, Ricardo de Prada durante una comparecencia en el Congreso de los DiputadosOscar del Pozo / Europa Press

De Prada se enfrenta a la Fiscalía porque «no es requisito necesario» que los etarras pidan perdón

El asesino Gorka Martínez disfrutará de un permiso en contra del criterio de todas las demás partes

El terrorista Gorka Martínez Ahedo, condenado por el asesinato del guardia civil Benigno Villalobos y por intentar asesinar hasta en cinco ocasiones al ex consejero de Interior y presidente del Parlamento vasco, Juan Mari Atutxa, podrá disfrutar de un permiso de tres días gracias a la resolución de la Sala Primera de la Audiencia Nacional, cuyo ponente es el polémico juez José Ricardo de Prada, por la que señala que «no es requisito necesario» la petición expresa de perdón a las víctimas. Esta consideración es contraria al criterio que habían presentado tanto Vigilancia Penitenciaria como la Fiscalía de la Audiencia Nacional.
El etarra, condenado también por el intento de asesinato del sargento del Ejército José Carroyo Raña, firmó un escrito tipo de los que entregan los abogados de la organización terrorista a sus clientes por el que se pone de manifiesto «el expreso arrepentimiento de su pasado terrorista, su reconocimiento del daño causado, la petición de disculpas a las víctimas, su pesar por sus actos y el arrepentimiento por no haberlo hecho explícito antes y haber alargado con ello el dolor de las víctimas». Por cierto, el abogado de Martínez es el también condenado por pertenencia a ETA y actual integrante de la Junta Electoral de Álava, José María 'Txema' Matanzas.

«No es suficiente»

Tanto para la Fiscalía como para Vigilancia Penitenciaria, este escrito no es suficiente ya que no hay una petición de perdón expresa a las víctimas ni a sus familiares. Sin embargo, para el juez De Prada «es absolutamente opinable que no se haya producido en los textos remitidos por el interno». Ataca la tesis de que no haya usado «una específica fórmula de perdón» y considera que en este asunto choca «la visión sacramental del perdón versus la visión reflexiva y razonada del valor del perdón».
El magistrado señala al respecto que en ningún caso esto puede imponerse a la evolución del interno que reflejan los informes de los psicólogos penitenciarios de abril de 2022 que dicen que reconoce el comportamiento delictivo y asume la responsabilidad personal.
Concluye el juez que para conceder permisos penitenciarios «no es requisito necesario» la petición expresa de perdón, que, según la Ley General Penitenciaria, esa es una manera de demostrar que ha abandonado los fines y medios terroristas, pero que hay otras.
Al etarra Gorka Martínez Ahedo ya le fue revocado el tercer grado penitenciario que le había concedido el Gobierno vasco el pasado verano por esta misma razón, porque la Audiencia Nacional consideraba que su escrito no era suficiente como para otorgarle el beneficio penitenciario que supone no tener que ingresar en prisión más que para dormir. Entre los motivos que existen para dudar del arrepentimiento del etarra se encuentra que en 2009 celebró el asesinato del inspector de la Policía Nacional, Eduardo Puelles.
Comentarios
tracking