Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

La viuda del agente de la Guardia Civil David Pérez Carracedo (3d), fallecido junto con su compañero Miguel Angel Gómez cuando fueron atacados por narcotraficantes el viernes en Barbate (Cádiz), ha rechazado la medalla que le iba a imponer el ministro del interior, Fernando Grande-Marlaska, en la capilla ardiente instalada en la comandancia de Pamplona. EFE/ Villar Lopez

La viuda del agente de la Guardia Civil David Pérez Carracedo, en PamplonaEFE

El doble asesinato de Barbate

El DAO de la Guardia Civil ordenó a los agentes que no participasen en los actos de duelo por instrucciones políticas

El Director Adjunto Operativo rectificó finalmente su consigna ante el malestar generado en el Cuerpo y tras el gesto de la viuda de Pamplona de rechazar que Marlaska impusiese la medalla póstuma a su marido

El Director Adjunto Operativo de la Guardia Civil, Manuel Llamas, atendiendo a presiones políticas del Director General de la Benemérita, Leonardo Marcos González, que a su vez responde del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, intentó prohibir a los agentes asistir a los actos de duelo por los dos guardias civiles, David Pérez Carracedo y Miguel Ángel González Gómez, asesinados a manos de un clan de narcotraficantes el pasado viernes en Barbate (Cádiz).
Según ha podido saber El Debate en fuentes allegadas al Instituto Armado, el DAO dio indicaciones a los agentes de no participar en estos actos de condolencia y recuerdo. Es a raíz de que la viuda de uno de los guardias civiles asesinados se negara a que el ministro Marlaska fuera quien colocase una medalla en el féretro de su marido, en la capilla ardiente que se celebró este domingo en la Comandancia de la Benemérita en Pamplona, cuando se genera un clamor sordo en la Guardia Civil que lleva al Director Adjunto a reconsiderar su instrucción.
El teniente general Manuel Llamas llegó al cargo el pasado diciembre, cuando Grande-Marlaska cesó a Pablo Salas, a quien había situado al frente del Instituto Armado en plena pandemia, en mayo de 2020. Su superior, Leonardo Marcos, llegó unos meses antes, en junio del año pasado, después de que su antecesora en la dirección general de la Guardia Civil, Mercedes González, dimitiera tras poco más de dos meses en el cargo para ir en las listas del PSOE por Madrid en las elecciones generales.
Suena el himno de España en el funeral de uno de los guardias civiles asesinados en Barbate

Suena el himno de España en el funeral de uno de los guardias civiles asesinados en Barbate

Cuando el ministro Marlaska se dirigió a recoger la medalla que llevaba un agente para colocarla en el féretro de David Pérez Carracedo, uno de los dos agentes asesinados por narcotraficantes en Barbate, su mujer mostró su disconformidad al asegurar que su marido «no hubiera querido esto». Este fue el punto de inflexión con el que la rebelión interna y silenciosa en el seno de la Benemérita llevó al DAO a levantar la prohibición de asistir a los actos de duelo celebrados en honor a los agentes.

Consternación e indignación

David Pérez Carracedo tenía 43 años y vivía en Sarriguren (Navarra) con su mujer y sus dos hijos, de 9 y 6 años. Miguel Ángel González Gómez tenía 39 años, era natural de San Fernando (Cádiz) y tenía pareja y una hija. La noche del pasado viernes unos narcotraficantes acabaron con su vida al arrollarles con una lancha en el puerto de Barbate. Ambos, junto a otros agentes de los cuales dos resultaron heridos, vigilaban a los narcos, y fue en el momento en que les persiguieron, en condiciones de inferioridad frente a ellos, cuando los dos fueron atropellados. Los hechos provocaron consternación e indignación a partes iguales.
Compañeros de los guardias civiles asesinados en Barbate

Compañeros de los guardias civiles asesinados en Barbate

Tanto es así que en el funeral que se celebró en Pamplona, junto a 'vivas' a la Guardia Civil pudieron oírse gritos de «Marlaska, dimisión». Siete de las asociaciones profesionales de la Benemérita emitieron este domingo un comunicado conjunto en el que clamaban contra la situación de vulnerabilidad en la que desde el Ministerio del Interior se les obligaba a actuar contra el narcotráfico. Instaban a Grande-Marlaska con contundencia a que tomara medidas inmediatas o dimitiera si no era capaz de «gestionar eficazmente sus responsabilidad y proteger a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».
También la oposición ha exigido la dimisión, o en su defecto el cese, del titular de Interior. Alberto Núñez Feijóo anunció este lunes que impulsará en el Senado, donde tienen mayoría absoluta, un plan para reforzar la seguridad en la provincia de Cádiz, e instó al Estado a no mirar para otro lado. Por su parte, Santiago Abascal señaló al Gobierno de Pedro Sánchez como «responsable directo de haber enviado al matadero» a los dos agentes asesinados y poner en riesgo a otros muchos, y denunció la situación de «vulnerabilidad» en la que se coloca a los agentes. Tampoco Podemos cree que el ministro deba continuar en el cargo. Marlaska, sin embargo, no se plantea dimitir, al desvincular el suceso con la falta de medios policiales, pese a que se le acumulan las polémicas que ha protagonizado al frente de Interior.
Comentarios
tracking