Fundado en 1910

18 de abril de 2024

Rodríguez de Miñon

Miguel Herrero Rodríguez de Miñon, uno de los premiados por Foro EspañaEl Debate

Premios Foro España

Rodríguez de Miñón apela al espíritu de concordia de la Constitución: «Si dejamos de apreciarlo, estamos perdidos»

Foro España Cívica, la entidad que preside Mariano Gomá, celebró este jueves la tercera edición de sus galardones. El acto, que tuvo lugar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, fue clausurado por Isabel Díaz Ayuso

Expresó su gratitud la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a Foro España Cívica por «dar luz a las cosas buenas que nos ofrece esta aventura diaria que es vivir», en su intervención de clausura de la tercera edición de los Premios de la solidaridad y del progreso que la entidad concede a quienes son, desde su ámbito, ejemplo y reflejo de valores humanos y de compromiso con la sociedad.
La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando acogió el acto de entrega de los galardones la tarde de este jueves, en Madrid, y por el escenario pasaron los once premiados que dieron muestra de su gratitud y una enseñanza de lo que puede ayudar a contribuir cada persona, desde su lugar en la sociedad.
Tras las palabras de bienvenida del director de la institución, Tomás Marco, el presidente del jurado, Fernando Mut, subrayó que estos galardones «procuran la defensa de los valores y principios que nos importan». «Premiamos la ejemplaridad y con ella a tantos ciudadanos que cumplen con sus deberes cotidianos con la honestidad que merece el hecho de ser persona», expresó. Quiso tener unas palabras especiales de reconocimiento a los bomberos y a la sociedad valenciana y transmitir su condolencia a los familiares de las víctimas del incendio que conmocionó a España entera.
Uno a uno los premiados fueron pasando por el escenario para recoger su premio. Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, uno de los padres de la Constitución; el vicealmirante Alfonso Delgado Moreno, jefe de Estado Mayor del Mando de Operaciones; Paula Cordera, esposa de un capitán destinado en Lituania; la catedrática de español sueca Inger Enkvist; el poeta Jaime Siles; el médico Javier Hornedo; el atleta Alex Roca; el presidente de Héroes de Cavite, Ángel Gabriel Benzal; el arquitecto Luis Fernández Galiano; la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, y Carlos Rodríguez Iturriaga, presidente de la Fundación Yuste y miembro de la tuna de Salamanca.
Habló en primer lugar una de las figuras clave en el proceso constituyente. Rodríguez de Miñón, que fue premiado junto a Miquel Roca, defendió que la Transición Española «fue ejemplar». «Cuando la obra es importante, y la Constitución lo fue, la obra es mucho más importante que los obreros. Los obreros pasan, sus aciertos y sus errores se olvidan, pero la obra queda», afirmó. Reivindicó entre otros valores el de la concordia como aquel que fundamenta la Carta Magna. «El valor de la concordia, que decía Aristóteles que es el más apretado vínculo de la cosa pública», la «amistad cívica», que une a España. «Si los españoles dejamos de apreciar la concordia porque queremos imponer nuestra conciencia sobre los demás olvidando que el otro también tiene una conciencia y puede que tenga un atisbo de razón, estamos perdidos», recalcó.
El vicealmirante Alfonso Delgado explicó que los militares trabajan por amor a España. Es lo que le traslada a su hijo: «La única forma de entender la vida del militar es por amor a España y por amor al servicio». Y señaló que la invasión rusa de Ucrania y otros conflictos que asolan el mundo han «reforzado la creencia» en los países occidentales de la necesidad de «dar el do de pecho» y trabajar por la seguridad y la defensa desde la cohesión y el compromiso.
Y los militares no podrían hacer lo que hacen, anteponer su propia vida a la defensa de España y de los españoles, si no tuvieran detrás una familia que les respalda. «Las familias somos un pilar para cada militar. Damos todo el amor, apoyo y estabilidad que necesitan nuestros soldados para que puedan sacar lo mejor de sí mismos en defensa de nuestra libertad», manifestó Paula Cordera, que lo conoce de primera mano porque su marido es capitán.
La catedrática de español en la Universidad de Lund, Inger Enkvist, expresó que ha estudiado el español, la literatura española, la historia de España, nuestro país y Sudamérica desde los 20 años, y que esto había enriquecido su vida «de una manera increíble». «Si puedo, con mis libros y mis charlas, devolver algo de lo que me ha dado España, es una gran satisfacción para mí», afirmó.
Jaime Siles remarcó una de las lecciones del mundo antiguo que pueden aplicarse al contexto político actual, unas palabras de Cicerón que dicen que «solo es libre el esclavo de la ley». «Quienes tergiversan la ley o no la cumplen o la malinterpretan, quieren esclavizarnos a todos nosotros. Contra esa tergiversación, la educación de los estudios clásicos sirve y es una garantía de la continuidad del pensamiento occidental y de la valía de las ideas entre nosotros», defendió el poeta y filólogo.
El siguiente premiado fue el jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, Javier Hornedo, que reivindicó el humanitarismo, o esa parte humana que debe ser inherente a todo médico, y de entre todos los valores que conlleva ese humanitarismo destacó la compasión como el valor más importante, «no entendida como pena o lástima por el otro, sino como el padecer con, el sentirte cerca del enfermo, desde el punto de vista del acompañamiento durante su enfermedad».
Cuando tenía seis meses de vida, a Alex Roca le diagnosticaron encefalitis viral herpética, y los médicos pronosticaron que o moriría o quedaría en estado vegetativo. Pero no fue así. Y hoy es un reconocido atleta en España y a nivel internacional, que asegura ser una persona «feliz y con valores» y en cuyo proceso su familia «ha sido crucial». «Yo no soy nadie, pero aun así les deseo que sigan luchando para hacer de este mundo un lugar mejor y ojalá yo sea parte de este cambio en el mundo», expresó.
En nombre de la asociación Héroes de Cavite, subió a recoger el premio su presidente, Ángel Gabriel Benzal, que manifestó el orgullo por la historia de España como hispanista, y denunció que ese pasado común de España y América tiene a la leyenda negra como enemigo, «alentada hoy por quienes desde el desconocimiento consideran que hay que descolonizar nuestros museos o nuestra historia, igualándonos a potencias depredadoras». «Nuestro consejo es que lean, y al conocer lo acontecido, realmente comprenderán que para progresar es necesario que todos entiendan y asuman su auténtico pasado», defendió.
Como arquitecto, Luis Fernández Galiano, afirmó que con su premio se rinde homenaje a la arquitectura y a sus compañeros de profesión, «un colectivo que tiene la dimensión cívica en su ADN». «El compromiso con el ámbito público es inseparable del ejercicio de esta actividad, porque el proyecto de arquitectura es siempre un proyecto de ciudad», remarcó.
Y llegada de Bruselas, la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, fue también galardonada con los Premios Foro España. Defendió la cooperación entre los países por encima de la competición y el unir esfuerzos: «Así es como todos ganamos, así es como podemos hacer vidas un poco más fáciles, más seguras, más prósperas».
«Europa recuerda lo que es vivir sin libertad y bajo opresión, (...); debemos buscar la paz real, una paz con justicia, con libertad, con dignidad», aseveró, y por eso, garantizó, seguiremos proporcionando ayuda política, económica, militar, financiera y diplomática a Ucrania «el tiempo que haga falta». Y reivindicó los valores de la libertad, la igualdad, la democracia y el imperio de la ley.
Tras los premiados, fue el turno de Mariano Gomá. El presidente de Foro España Cívica afirmó que siguen luchando «por todo aquello que consideramos es la base de la convivencia del ser humano fuera de cuyo límites solo se encuentran el vacío, la nada y los principios del ser humano destruidos», y ante el «peligro inminente» en que se encuentra todo ello que es base de la convivencia, apeló a la responsabilidad civil para evitarlo.
Clausuró el acto la presidenta Isabel Díaz Ayuso, que subrayó que a la entidad que convoca los premios «le honra su defensa de la dignidad, la libertad, la democracia y el Estado de derecho» y recalcó que su papel «cobra en estos momentos más importancia que nunca». «Cada uno de los premiados son personas admirables. Hoy son el mejor ejemplo de esa máxima que decía Ortega: la búsqueda de la excelencia como un deber de la humanidad», señaló.
La líder regional defendió la Transición como «el punto de partida del mejor periodo que hemos conocido los españoles» de convivencia y libertad. «Quienes lo atacan lo hacen solamente porque quieren atentar contra la unidad de todos, por eso para ellos la Transición, como la Corona, son los objetivos a abatir, porque es nuestra unidad y nuestra fortaleza», sostuvo, al tiempo que apeló a defender el espíritu de concordia, la igualdad ante la ley y la unidad «como principios sagrados».
Tras su intervención, miembros de La Tuna interpretaron ante el auditorio una canción, y subió a recoger el premio en nombre de este movimiento estudiantil anclado en la tradición, Carlos Rodríguez Iturriaga, presidente de la Fundación Yuste y miembro de la tuna española de Salamanca, que señaló que este premio «es un reconocimiento al patrimonio cultural que para nosotros ha sido y es una forma de vivir que se mantiene más allá de nuestro paso por la universidad, una verdadera hermandad mundial y un legado que luchamos por mantener».

El jurado de los Premios Foro España

El jurado que ha seleccionado a los ganadores de esta tercera edición está presidido por Fernando Mut, vicepresidente de Foro España Cívica y presidente de Sociedad Civil Valenciana, e integrado por el diplomático Javier Rupérez, el Almirante Juan Rodríguez Garat, el director de Opinión de El Debate, Ramón Pérez Maura, la escritora Carmen Posadas, el cineasta Iñaki Arteta, el artista Manuel de la Calva, el presidente de Foro España Cívica, Mariano Gomá, y la secretaria general de la asociación, Aina Aguiló.
Comentarios
tracking