Pedro Sánchez, durante el mitin inaugural de la campaña para las elecciones europeas, en Valencia

Pedro Sánchez, durante el mitin inaugural de la campaña para las elecciones europeas, en ValenciaEFE / Biel Aliño

Sánchez pide el apoyo al PSOE para que «Europa no retroceda» y sí la «coalición reaccionaria» de PP y Vox

El presidente del Gobierno ha iniciado en Valencia la campaña de las elecciones europeas equiparando a Feijóo y Abascal y defendiendo el reconocimiento de Palestina como estado por razones de «humanidad»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha inaugurado la campaña de las elecciones europeas del próximo 9 de junio pidiendo el «apoyo» al Partido Socialista para que no sea «Europa la que retroceda», sino «la coalición reaccionaria del Partido Popular y Vox». Así se ha expresado desde Valencia, en un mitin en el que ha contado con el respaldo de pesos pesados del PSOE como la líder de la federación valenciana, la ministra de Ciencia, Diana Morant, la cabeza de lista para los comicios, Teresa Ribera y el exjefe del Ejecutivo José Luis Rodríguez Zapatero.

El discurso de Sánchez ha girado sobre cuatro ejes: el reconocimiento del Estado de Palestina, la polémica con el presidente de Argentina, Javier Milei, un balance de su gestión en Moncloa y, finalmente, explicar las razones por las que votar a su formación. En cuanto al primero, ha negado que la decisión que se tomará el próximo martes signifique que el Gobierno es «amigo de los terroristas», una acusación que le ha achacado al Partido Popular, porque son «141 países» los que votaron a favor de ello.

En este sentido, ha indicado que la «paz que queremos para Ucrania es la que queremos para Palestina», a la par que ha sostenido que tiene que producirse con un «orden internacional basado en las reglas y el cumplimiento escrupuloso del Derecho Internacional», pero sin instar a Hamas a que libere a los rehenes que aún mantiene secuestrados: «La paz es una cuestión de humanidad y de empatía. Debería estar por encima de las siglas de los partidos políticos», ha incidido el secretario general del PSOE.

«Internacional derechista»

En cuanto a la crisis diplomática con Argentina, el jefe del Ejecutivo se ha vuelto a dirigir al acto de Vox de la pasada semana como la «cumbre de la internacional ultraderechista», una expresión que otros miembros de su Gabinete y dirigentes de Ferraz llevan días utilizando en sus intervenciones públicas. Sobre ello, ha asegurado que sirvió para «poner palabras a lo que Feijóo y Abascal piensan y no se atreven a decir», como que «la justicia social es una aberración».

Igualmente, Sánchez se ha mostrado como lo opuesto a ello, defendiendo que los organizadores del acto eligieron España porque el Gobierno que él preside es «un problema» para ellos porque «refuta todos los bulos de la derecha y la ultraderecha», momento que ha aprovechado para presumir de su labor al frente de la presidencia con hechos como la subida del Salario Mínimo Interprofesional, la revalorización de las pensiones, los impuestos «a la banca, a las energéticas y a las grandes fortunas» o haber logrado «la igualdad efectiva entre hombres y mujeres». En su opinión, todo esto hace que tanto PP como Vox se «escondan detrás de una falsa bandera de libertad».

El turno final de su intervención lo ha dedicado al objeto del mitin, es decir, los comicios europeos del 9-J. Con la vista puesta en la cita con las urnas, el socialista han invocado a una «Europa de las personas» en la línea en la que está su ejecutoria: «Progreso económico, justicia social, convivencia y la paz». Para esa tarea ha elogiado a su cabeza de lista, la todavía vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica. Así, de Ribera ha destacado su «solvencia, empatía y su aproximación social».

Zapatero, Teresa Ribera y Pedro Sánchez, en el mitin inaugural de la campaña del 9-J del PSOE, en Vaencia

Zapatero, Teresa Ribera y Pedro Sánchez, en el mitin inaugural de la campaña del 9-J del PSOE, en ValenciaEFE / Biel Aliño

En lo relativo a las elecciones, el presidente del Gobierno ha reclamado la confianza ciudadana para su partido para no volver a «las tijeras de los hombres de negro de hace diez años acompañadas de la motosierra de la ultraderecha», haciendo una clara referencia a Milei. A continuación, se ha preguntado si el PP y Vox pactarán en Bruselas tras el 9 de junio. Según él, «si no han dicho claro que no lo harán es que tienen claro que lo van hacer».

Finalmente, y antes de arengar a los suyos para que movilicen el voto al Partido Socialista para ganar en apenas 20 días, Sánchez ha concluido apuntando que prefiere «la Europa de Josep Borell, Nadia Calviño y Teresa Ribera» que la de «Aznar, Ayuso, Feijóo y Abascal»

«Añoranza de tanques y bombas»

Antes de Sánchez, ha subido al escenario Ribera, que ha comenzado aludiendo a la cuestión palestina para alegrarse de la medida de su jefe filas porque representa una «esperanza para los habitantes que aún quedan en Gaza y no han sido masacrados» por lo que ha definido como una «medida desproporcionada, desmedida y cruel» por parte de Israel.

De cara al 9-J, ha subrayado que actualmente «oímos ruidos de sables» como producto de «ironías quejas, insultos y añoranzas del pasado, de los tanques y de las bombas». Sin hacer una mención explícita al PP y Vox pero en una alusión evidente, la candidata ha apostado por una victoria de su formación para conseguir una «Europa comprometida con la justicia social, que trabaje por el presente y el futuro», con «más agenda social y oportunidades para los jóvenes» en contraposición a la «internacional ultra que va creciendo».

Por su parte, Zapatero ha ensalzado la labor del Ejecutivo de Sánchez, calificándolo como «el mejor gobierno de Europa», a la par que ha afirmado que el PSOE es el partido «más europeísta» porque «siempre ha estado defendiendo, construyendo y ayudando a Europa». En su intervención, se ha referido al acto de Vox del pasado domingo al que acudió Milei para afirmar que «a España se le respeta, al presidente se le respeta y a la mujer del presidente se le respeta». «¿Pero, qué se han creído los de derechas, hombre?», se ha preguntado mientras el auditorio le aplaudía.

Igualmente, ha censurado la política que los de Santiago Abascal llevan a cabo en las comunidades en las que gobierna porque pretenden «equiparar una dictadura horrenda con la República», algo que le parece una «ofensa a la historia y a la memoria de los demócratas de este país». En esta línea, ha llamado a los dirigentes de Vox «preilustrados» militantes del «terraplanismo político», algo que le produce «espasmos».

Por último, ha agradecido a Sánchez que vaya a reconocer a Palestina como estado porque, a su juicio, es «una página más en la paz que ha escrito el PSOE» y ha celebrado el triunfo en Cataluña de Salvador Illa, de lo que ha responsabilizado al líder socialista por estar ejecutando una política «a favor del reencuentro, la reconciliación, del perdón y de volver a empezar».

Comentarios
tracking