María San Gil

María San GilJesús Caparrós

María San Gil, directora del Observatorio CEU de Víctimas del Terrorismo

« La vida tiene sentido cuando defiendes aquello en lo que crees»

La ex-política vasca ha participado esta semana en las Jornadas de Católicos y Vida Pública en Córdoba

María San Gil (San Sebastián,1965) llega a Córdoba con el tiempo justo de participar en las Jornadas de Católicos y Vida Pública y regresar a Madrid. Pero casi pierde el AVE de vuelta porque todos la paran, la saludan, le sonríen, le preguntan o le piden una foto. No se hace con el espíritu lúdico y hasta trivial del fan empedernido, sino con el respeto y la admiración de saber que se está ante alguien importante por su valentía, por su coherencia, por su falta de doblez.
Porque María San Gil siempre ha hablado claro, se ha mostrado coherente y ha dado pasos al frente cuando otros, por comodidad, cobardía o hipocresía (o quizás por todo ello) han reculado y aparcado los principios y el compromiso en algún cajón. Así que aquí tenemos a esta vasca y española dando una vez más testimonio no solo de españolidad decente sino de compromiso católico. Eso que no es precisamente tendencia en las redes sociales, pero que puede serlo a poco que se muestre sin complejos ni temor, que de ello también van estas jornadas en las que participa María.
Las encuestas para las elecciones en su tierra hoy no son halagüeñas (confiesa que ha votado por correo), pero sea cual sea el resultado alegra saber que no todo está perdido mientras quede esperanza. La que sigue testimoniando María San Gil con una hermosa sonrisa.
María San Gil

María San GilJesús Caparrós

- ¿Qué es el observatorio CEU de Víctimas del Terrorismo?
- En el CEU llevamos tiempo, desde el inicio, colaborando con la Fundación Villacisneros. Hicimos una editorial con la que hemos publicado dos libros dedicados al nacionalismo terrorista y a los cincuenta años del terrorismo de ETA. Damos charlas en todos los colegios del CEU, donde los chicos de primero de bachillerato tienen lo que yo considero la inmensa suerte de recibir el testimonio directo de una víctima del terrorismo. Este año además hemos hecho con el director de cine Iñaki Arteta una película para que lo chicos se pongan en situación, porque cuando les cuentas qué es ETA no saben de qué les están hablando. Este vídeo de Iñaki, muy dirigido a gente joven, les pone en contexto y situación. También este año queremos que los chicos hagan un trabajo después de la charla, que será premiado. Puede ser desde una redacción hasta un vídeo en Tik Tok, porque es la forma de involucrales más. La charla les suele impactar mucho, pero no queremos que después se les olvide. Pensamos que todas las acciones en este sentido había que agruparlas y por eso creamos el observatorio desde donde queremos hacer seminarios o informes como los que ya hemos publicado, uno dedicado al éxodo vasco como consecuencia de la persecución ideológica o el más reciente sobre la legitimación democrática de ETA, sus causas, responsables y consecuencias. En la reciente campaña electoral hemos asistido al blanqueamiento de Bildu como si fuera un partido democrático más, y no está mal que gente como Carlos Urquijo, Rogelio Alonso o Fernando Lázaro, el periodista de El Mundo nos hablen de por qué se ha blanqueado a ETA, quienes lo han hecho y qué consecuencias tiene esto.
Todo eso es lo que hacemos, por ahora, desde un observatorio muy joven, porque nació en septiembre del año pasado. Y aquí estamos, intentando dar respuesta a la memoria, dignidad y justicia que reclaman las víctimas
- No solo parece cada vez más difícil mantener viva la memoria de las víctimas sino conocer lo que ETA significa en la reciente historia democrática de España.
- Claro, porque no hay una voluntad política por parte del Gobierno de que eso se sepa. No hay que perder de vista que el socio de gobierno del partido socialista es la banda terrorista ETA, o sea, Bildu. Y tenemos que saber que Bildu no existe, que Bildu es ETA. ETA era un entramado de empresas, partidos políticos y comandos. Los comandos, gracias a Dios, ya no están activos, pero el proyecto político lo sigue sustentando el brazo político de la banda terrorista que en estos momentos se llama Bildu. No nos olvidemos que hasta antes de ayer se llamaban Herri Batasuna, Sortu, o Partido Comunista de las Tierras Vascas. Han pasado por distintas nomenclaturas, pero siempre son lo mismo.
- Por el contrario se sigue recordando permanentemente y con elevados recursos públicos la Guerra Civil.
- Porque eso responde a motivos políticos, ya que Bildu es el socio prioritario de Sánchez en ese frente popular, y, claro, no se puede recordar la sangrienta historia pasada de Bildu porque si no parte de la sociedad se revelaría mucho más contra ese pacto ignominioso y absolutamente vergonzante que tienen. Al PSOE y al nacionalismo vasco le interesan blanquear a Bildu, las cosas son así.
- ¿Queda dignidad en el PSOE?
- Cuando escucho a Patxi López las cosas que dice pienso en cuando fue secretario general del partido socialista en Euskadi en los años durísimos de ETA y él tuvo que enterrar a varios compañeros. ¿Cómo ahora puede estar pactado, negociando e incluso hablando con Mertxe Aizpurúa , que estuvo en la cárcel por apología del terrorismo y que fue la directora del Egin? Hay cosas que no se conciben ni entienden por las personas que tratamos de mantener la dignidad y ser coherentes con nosotros mismos. Parece ser que hay socialistas que han perdido la dignidad y la vergüenza.
- Ha estado usted en Córdoba para hablar de evangelización en las jornadas de Católicos y Vida Pública. El mismo ejemplo que ejerce frente al terrorismo también alcanza su propio día a día como católica.
- En el fondo también es defender aquello en lo que uno cree e intentar también, a pesar de no ser políticamente correcto, alzar la voz y reivindicar una postura determinada. Yo soy católica, me siento orgullosísima de la fe que tengo.Creo además que esta fe es buena para todos y que cada vez tenemos que ser más minorías creativas, como decía Benedicto XVI, porque no queremos diluirnos en el entorno. Me parece que los católicos tenemos que ser la sal y la luz de este mundo y proponer una manera mejor de vivir. Hay un ambiente social y político en el que los católicos parece que no podemos decir nada, y creo que esas barreras también hay que derribarlas. Sin ofender, sin obligar, pero haciendo gala de la fe que tenemos.
- Eso obliga a vivir contracorriente frente a esa manipulación mediática y política que trata de diluir el terrorismo o para dar testimonio de fe en una sociedad cada vez más secularizada.
- Pues sí, es verdad. A mí me ha tocado en esta vida ir a contracorriente. También me siento muy privilegiada por poder hacerlo. Pienso que uno le da sentido a su vida cuando defiende aquello en lo que cree. En el País Vasco me tocó, y me sigue tocando, ser una española no nacionalista,de derechas y católica practicante, que es lo pero que se puede ser (ríe). Quiero ser parte de esa minoría creativa que alza la voz para decir que nosotros somos católicos, que tenemos fe, que estamos aquí y que proponemos una vida mejor, con unos principios que son más humanos.
- En cuanto a ese testimonio, ha dejado un mensaje de esperanza en Córdoba, al hablar de ‘brotes verdes’.
- Además creo de verdad que hay brotes verdes. Los primeros los de la Asociación Católica de Propagandistas. Creo que la tarea que se está haciendo en la ACdP presidida por Alfonso Buyón de Mendoza es fantástica, y el miércoles hablé, por ejemplo, del concierto de la Resurrección, del periódico El Debate o de estas jornadas de católicos en muchas provincias españolas, en las que muchos católicos se reúnen, se encuentran, escuchan conferencias y tienen charlas y debates. Son foros donde cada uno de nosotros nos sentimos respaldados y eso nos da fuerza, hacemos comunidad, que creo que al final es lo importante. Y luego hablo de movimientos de laicos para laicos. A mí Hakuna, como grupo musical de jóvenes, me parece que es casi un milagro. El Camino de Emaús, Amor Conyugal, o Efetá para los jóvenes creo que son realidades en donde los laicos que tienen sed, que llegan muy tocados en su corazón, encuentran un sitio. Son las nuevas formas de evangelización que el Señor ha puesto en nuestras manos y que son estupendas. Y son brotes verdes de verdad, porque no todo va a ser desesperanza, desánimo y pesimismo. No. Pienso que a esto hay que dedicarles una dosis de esperanza, de buen humor, de alegría y de ganas de seguir trabajando.
Comentarios
tracking