Fundado en 1910

19 de julio de 2024

El secretario general del PSE-EE y candidato del partido a lehendakari, Eneko Andueza

El secretario general del PSE-EE y candidato del partido a lehendakari, Eneko AnduezaEuropa Press

Elecciones Vascas 2024

El PSOE gana dos escaños en el País Vasco pero pierde el relato de la izquierda constitucionalista

El candidato socialista a lehendakari cosecha un meritorio resultado que, sin embargo, no consigue remontar la tercera posición a la que ha quedado condenado el partido de Pedro Sánchez en Euskadi

Pese al meritorio resultado cosechado por el candidato del PSE-EE a lehendakari, Eneko Andueza, en las elecciones autonómicas de este domingo en el País Vasco –aumentando en dos, hasta los 12, los escaños obtenidos por su formación en la misma convocatoria de hace cuatro años– el PSOE no consigue remontar la tercera plaza, ni salvar el relato de la izquierda constitucionalista con el que los socialistas se presentaron en la última recta de la campaña. Tras pactar con EH Bildu, a cambio de la última investidura de Pedro Sánchez y blanquear a los de Arnaldo Otegi durante la pasada legislatura, pocos han creído el volantazo del PSOE autoproclamándose «dique de contención» contra los herederos políticos de ETA, ante la amenaza de los sondeos, consumada esta noche, que apuntaban a una victoria del independentismo en las urnas.

Sin embargo, ante el riesgo de reeditar el naufragio de Galicia, el PSE respira aliviado tras estos comicios en los que pese al incontestable avance de Bildu, que asciende exponencialmente, no logra fagocitarle. Contra las presiones de sus aliados de la izquierda abertzale y de Podemos, que obtiene 2 escaños frente al batacazo de Sumar, para conformar un Ejecutivo conjunto, Andueza venderá como un éxito su papel llave para la gobernabilidad que, gracias a sus diputados, permitirá al Partido Nacionalista Vasco (PNV) seguir al frente del Gobierno con sus 27 escaños.

Con el 14% de los votos totales, los socialistas vascos apuntalan la continuidad de los jeltzales en Ajuria Enea gracias a la aritmética que supera, en conjunto y por uno, los 38 escaños de la mayoría absoluta, lo que permitirá al secretario general del PSE, mantener su compromiso como candidato de no hacer lehendakari a Pello Otxandiano. Un escenario que, así las cosas, podría no salirle gratis al PSOE en sus pactos con Bildu en el Congreso de los Diputados.

Sánchez tendrá que hacer malabarismos para mantener el statu quo con los de Otegi tras renegar de ellos, señalarlos como el enemigo durante estos comicios y una vez han empatado en número de escaños con el PNV. Cabe recordar que en la Cámara Baja en Madrid, el PSOE necesita conservar, al mismo tiempo, el apoyo tanto del PNV como de Bildu para poder sacar adelante cualquier iniciativa legislativa.

En Ferraz se muestran satisfechos y consideran que se ha cumplido el mejor escenario que manejaban. De hecho la portavoz del PSOE, Esther Peña, ha calificado de «magníficos» los resultados de este 21-A y ha remarcado que los socialistas van a «condicionar» el próximo Gobierno vasco.

Sin embargo, el triunfalismo de un PSE que ha obtenido casi 148.000 votos, ganando más de 25.000 apoyos respecto a las elecciones vascas de 2020, se disuelve como un azucarillo cuando los datos se comparan con los cosechados en las elecciones generales del pasado 23 de julio, en las que fueron el partido más votado en el País Vasco, con 291.932 votos y un 25,27% de los sufragios. Por todo ello, el PSE sigue anclado en la tercera posición y cada vez más alejado de Bildu, que suma seis escaños y come cada vez más terreno a la izquierda socialista y diluye el peso del 'constitucionalismo' en clave autonómica.

Comentarios
tracking