Fundado en 1910

24 de abril de 2024

Un niño y su perro

Un niño y su perroGtres

Los niños que tienen perro duermen más y pasan menos tiempo ante una pantalla

La ciencia lo ha confirmado: tener un perro como mascota presenta un abanico de beneficios para los niños. En concreto, desde la Copa Covap resaltan el estudio Play Spaces and Environments for Children's Physical Activity (Playce), elaborado por el Telethon Kids Institute y la Universidad de Australia Occidental con más de 1.360 niños con edades comprendidas entre los dos y los cinco años de 122 centros, que sostiene que la crianza junto a un perro reduce la exposición a pantallas más de ocho horas al mes –17 minutos diarios– y aumenta el tiempo de sueño más de nueve horas, a razón de 18 minutos diarios.
Además de «fomentar la actividad física, que contribuye directamente en el sueño y en el tiempo de consumo de pantallas», el vicesecretario del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla y miembro del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios, Francisco Sánchez Castañeda, ha explicado que «existen otros múltiples beneficios relacionados con la inteligencia emocional, como el sentido de la responsabilidad, empatía y compasión, el desarrollo social, la autoestima o el aprendizaje, ya que el contacto con animales puede enriquecer el desarrollo educativo, emocional y social de los niños y las niñas, proporcionándoles experiencias de valor que contribuyen a su crecimiento integral».
La relación entre menores y animales también acarrea «ventajas para la salud y bienestar de éstos», ya que, según el facultativo, «hay algunas investigaciones, como esta de la Universidad de Gotemburgo de Suecia, que sugieren que los niños que se crían junto a mascotas en su hogar pueden tener una mayor inmunidad o menor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades como alergias, resfriados y enfermedades respiratorias o infecciones de oído».

Beneficios del deporte en equipo

En relación a los deportes de equipo, a juicio del representante del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios, «los menores que crecen con mascotas pueden experimentar algunos beneficios que podrían otorgarles cierta ventaja, como que suelen ser más activos físicamente y ello puede repercutir en un mejor estado de forma para la actividad deportiva».
La interacción con mascotas también «fomenta el desarrollo de habilidades sociales, que pueden facilitar la integración en los equipos, y los obliga a asumir responsabilidades y a aprender valores como el respeto». Además, un animal de compañía «puede ayudar a reducir los niveles de estrés, y de esta forma mejorar la concentración y el rendimiento deportivo».
Comentarios
tracking