30 de enero de 2023

La Reina Isabel II

La Reina Isabel II, de camino a la misa en memoria de Felipe de Edimburgo

Isabel II no asistirá al servicio religioso del Jueves Santo: ¿cuál es su verdadero estado de salud?

El Príncipe Carlos presidirá el 'Royal Maundy Service' el 14 de abril en la capilla de San Jorge

Siempre ha gozado de una envidiable salud física y mental, ha mostrado un carácter enérgico, pero todo tiene un límite. A Isabel II le caerán 96 años el próximo 21 de abril y como es natural, cada vez le resulta más complicado mantener a raya los achaques de la edad. Poco a poco va limitando su presencia en actos públicos y según ha confirmado el palacio de Buckingham, no asistirá al servicio religioso de Pascua que se celebrará el 14 de abril, Jueves Santo, en la capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor.
Este acto solía ser uno de los marcados en rojo en la agenda de la Reina por su significado y carácter emotivo. Se trata de un homenaje a las personas jubiladas que han realizado una labor significativa por la Iglesia de Inglaterra o una comunidad local. Al acabar la ceremonia, les entrega unas monedas acuñadas especialmente para la ocasión, conocido como el 'dinero de Maundy'.
Como la orden del servicio debía imprimirse el pasado viernes y la Reina no puede confirmar con tanta antelación su asistencia, prefirió no entorpecer en las labores de organización y directamente anunciar su ausencia. En esta ocasión será su hijo el Príncipe Carlos, acompañado de su esposa Camilla, el encargado de presidir el acto. Les recibirán el Decano de Windsor, el reverendo David Conner KCVO, por Lord High Almoner y por el reverendo John Inge.
La Reina Isabel II

La Reina Isabel II, en el serviciio religioso por Felipe de Edimburgo

Esta nueva ausencia de la Reina vuelve a poner el foco sobre su estado de salud. Las primeras preocupaciones se desencadenaron cuando el pasado octubre pasó ingresada una noche en el hospital, posteriormente canceló varios actos y sus médicos le aconsejaron realizar tareas más ligeras. En noviembre, se ausentó de la recepción a los líderes mundiales en la cumbre sobre el cambio climático de la ONU en Glasgow y canceló su aparición en el desfile del Día del Recuerdo debido a problemas de espalda. Cuando parecía que poco a poco había recuperado la actividad, en febrero se contagió de covid.
«La Reina está cumpliendo con más compromisos desde su salón, debido a sus problemas de movilidad», comentó esta semana una experta en realeza. En declaraciones a The Telegraph, Camilla Tominey aseguró: «El día a día se ha convertido en una herramienta bastante ágil para el equipo real en el sentido de que depende de cómo se encuentra la Reina cada mañana para ver lo que puede y no puede hacer...».
En su última aparición pública, en el servicio religioso por la memoria de su esposo, ya se evidenciaron sus problemas de movilidad. Llegó caminando con un bastón y con la ayuda del Príncipe Andrés. Accedió a la abadía de Westminster por una puerta lateral para que el recorrido hacia el altar fuera más corto. «Lo que creemos es que la Reina no tiene problemas de salud, sino problemas de movilidad: no puede estar de pie durante largos períodos o caminar largas distancias y, por lo tanto, se están haciendo adaptaciones». Según la experta, a partir de ahora la Reina atenderá sus compromisos desde Palacio, despachando y recibiendo desde allí, en lugar de desplazarse ella. «La semana pasada recibimos algunas fotografías preciosas de una audiencia en su propia salón. Eso sucederá con más frecuencia ahora», matizó.
Comentarios
tracking