25 de septiembre de 2022

Una modelo luce una creación de Ulises Mérida durante la Pasarela Cibeles Mercedes-Benz Fashion Week Madrid 2022

Una modelo luce una creación de Ulises Mérida durante la Pasarela Cibeles Mercedes-Benz Fashion Week Madrid 2022GTRES

Mercedes Benz Madrid Fashion Week

La semana de la moda de Madrid finalizó con un cóctel de colorido

Custo Barcelona y Roberto Diz dieron brío a la última jornada, mientras que Ulises Mérida, siempre intemporal, puso su toque de deliciosa elegancia contenida

Ulises Mérida, experto patronista y clásico de la Semana de la Moda de Madrid, retomó sus conocidos volúmenes, mezclando tejidos naturales en tonos verdes, ocres y marrones con maravillosos sombreros de paja de tamaño extra grande que hicieron las mejores fotos del día. Sus prendas recrearon materiales tan auténticos como el algodón, los linos naturales, el gazar de seda y el crochet hecho a mano. Una colección muy española en tonos, materiales y estilo que le hizo ganar el Premio L’Oreal.
Custo Barcelona llegaba de su paso por la Semana de la Moda de Nueva York donde celebró su desfile número 50, una hazaña de la que tan solo una decena de marcas –todas norteamericanas– pueden presumir. Su colección, refrescante, efervescente y luminosa, contaba con tejidos técnicos y colores vitaminados que alegraron la pasarela. Naranja y blanco, amarillo y turmalina, geometrías y aberturas, una feminidad moderna y vibrante. Y una propuesta de ropa «CÓMODA» con mayúsculas. Con su colección, potente y optimista, desfiló su guapísima hija Montana Dalmau, de una con personalidad imantada y un atractivo imponente.
En Lola Casademunt, Mayte mostró una colección tradicional con prendas de noche en los colores de moda, presumiendo con razón de llevar en sus filas a Nieves Álvarez. Abundaron rosas y azules, purpurinas y flúor. Fernando Claro, elegante, apostó por prendas ligeras, bordados, encajes, apliques y plumas. Alternó las siluetas ceñidas con las faldas voluminosas y presentó una deliciosamente inocente novia al final del desfile.
Roberto Diz cerró con traca final. Su colección, atrevida, guerrera y todo menos conservadora, presentaba trajes hechos con red de cristal, que creaban la duda de si las modelos iban vestidas o desnudas. Combinó esta red de cristal con prendas en rafia andaluza y con un tejido electrificado que replicaba las bolsas de basura para vestidos de noche. Reinventó así este gallego convertido ya en andaluz su propio estilo, con una propuesta atrevida y diversa, sin dejar atrás sus famosos vestidos largos ni sus prendas más ponibles. Buen cierre.
Comentarios
tracking