Fundado en 1910

23 de junio de 2024

El Príncipe Guillermo

El Príncipe Guillermo, en su imagen más reciente, en su visita a la Army Air Corps en StockbridgeGTRES

Gente

El motivo por el que el Príncipe Guillermo no se somete a un implante capilar

Los problemas capilares del futuro Rey de Inglaterra podrían no tener una solución aparente

«God shave the King» («Dios afeite al Rey»). Con esta reconversión de la mítica salve a la Reina, el periódico The Times tituló un artículo a principios de 2018. En aquel momento, el Príncipe Guillermo daba la bienvenida al nuevo año diciendo adiós a su cabellera, que ya lucía un aspecto débil y despoblado, y mostraba su cabeza rasurada al cero en su visita a un hospital londinense donde quiso respaldar la inserción de exmiembros de fuerzas armadas en la plantilla.

Fue el peluquero oficial de Kate Middleton el que le aconsejó que se rapara la cabeza. Ante la propuesta del experto en belleza, el hijo de Carlos III dudó durante un tiempo, pero finalmente lo llevó a cabo. Cuando el Príncipe finalmente se decidió, fue el compañero del estilista, Joey Wheeler, el que acudió al Palacio de Kensington, donde vivían, para ejecutar el corte 'real'.

Príncipe Guillermo

En 2018, decidió raparse la cabeza por completoGTRES

Desde entonces, no ha sido esta la única vez que el futuro Rey ha tomado las riendas de su situación capilar atreviéndose a coger la cuchilla y afeitar por completo su cabeza. Una decisión que los medios británicos han alabado en más de una ocasión.

De hecho, si algo brinda cada acto público de la Casa Real británica no solo es la oportunidad de observar al establishment británico hacer lo que mejor sabe hacer, montar un espectáculo a toda pompa, sino apuntar nuestras miradas a cada novedad que den. Ya sean los posibles efectos secundarios de Carlos III en su tratamiento contra el cáncer, el desplante de este a su hijo Harry al no recibirle en su viaje a Londres o discutir el estado actual de la calvicie del Príncipe Guillermo.

A sus 41 años, muchos tabloides apuntaban que era el candidato ideal para un trasplante de pelo. Sin embargo, eso parece haber cambiado, y ahora muchos especulan que el heredero de la corona británica ha perdido el barco para hacerse uno. Este tipo de tratamientos generalmente implican tomar folículos de un área donante –a menudo, el cuero cabelludo de la nuca o los laterales– e injertarlos a las áreas de cabello debilitado.

Príncipe Guillermo, pelo

El Príncipe Guillermo sufre una pérdida gradual del cabello de la parte superiorGTRES

Resulta evidente pensar, por tanto, que un candidato adecuado debe tener suficiente cabello donante sano para lograr los resultados deseados. Esta es la principal razón por la que algunos expertos descartan que el hijo mayor de Lady Di pueda someterse a este tipo de operación, dado que sus áreas donantes donantes ya no parecen ser efectivas.

Aunque no es el único motivo por el que habría descartado cambiar su salud capilar. La estabilidad de la caída del cabello es otro factor importante cuando se trata de considerar la idoneidad de un candidato a trasplante. La caída del cabello generalizado debe haberse detenido o disminuido significativamente antes de considerar una cirugía. Si la pérdida de pelo continúa progresando rápidamente, es posible que el trasplante no sea efectivo y la masa de cuero cabelludo no arraigue los nuevos folículos injertados.

Prince William visited an educational centre in King Lake West,

En 2010, los problemas capilares del Príncipe Guillermo ya 'clareaban'GTRES

Otros, en cambio, apuntan a una cuestión de protocolo real. Los designios de este tipo de reglamentos están asentados en bases sólidas, respaldas por la historia, y muestran una total claridad acerca de las prohibiciones hacia los miembros de las Familias Reales. No pueden firmar autógrafos o salir de viaje sin un traje negro, por si en el transcurso del mismo algo sucediese y tuviesen que vestir de luto.

Tampoco deberían tener cuentas privadas en redes sociales o pintarse las uñas de colores estridentes, por lo que no sería descabellado pensar que no se les permiten las operaciones estéticas. O, al menos, las que podrían ser tan evidentes como la del Príncipe Guillermo. Mostrarse como una persona más superficial de lo normal preocupado por su físico que por cuestiones políticas, económicas o monárquicas de su país podría afectar a su imagen de cara a los británicos. Algo que parece no beneficiar a los Windsor en este momento dada la crisis de credibilidad de la corona ante la falta de transparencia por la enfermedad de Kate Middleton.

Comentarios
tracking