27 de mayo de 2022

Juan Carlos I durante la sanción regia a la Constitución española

rey de españa. roma 1938-

sancion de la constitucion año 1978 en las cortes españolas presididas por el rey siendo adolfo suarez presidente del gobierno



































JUAN CARLOS I

REY DE ESPAÑA. ROMA 1938-

SANCION DE LA CONSTITUCION AÑO 1978 EN LAS CORTES ESPAÑOLAS PRESIDIDAS POR EL REY Y SIENDO ADOLFO SUAREZ PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Juan Carlos I, durante la sanción regia a la Constitución española GTRES

¿Se pusieron los cimientos de la transición durante la Guerra Civil?

El hecho esencial de no haber participado los Borbones en la guerra, así como haber permanecido formalmente al margen del régimen franquista hasta 1969, permitió que todos los partidos que desarrollaron la Constitución democrática de 1978 aceptasen que «la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria»

Es conocido que, tras el estallido de la Guerra Civil española, Don Juan de Borbón entró en España para sumarse a la causa de los sublevados. El día 1 de agosto de 1936, apenas un par de semanas después del «alzamiento», entraba desde Francia, por la localidad navarra de Dancharinea, el hijo y heredero del depuesto Alfonso XIII. Los papeles presentados en la aduana le identificaban como «Juan López», declarándose requeté y voluntario. Al llegar a Pamplona, rodeado de algunos parientes y aristócratas, lucía un mono azul, indumentaria al uso en las milicias de ambos bandos, así como la boina roja tradicionalista, que era el distintivo esencial del uniforme de las milicias del requeté. Posteriormente, Don Juan, alcanzó la localidad burgalesa de Aranda del Duero, donde el general Dávila, por orden expresa de la Junta de Defensa sublevada, le requirió abandonar España, saliendo el día 3 de agosto, apenas dos días después de su llegada. Finalmente, Don Juan solicitó a Franco (ya proclamado generalísimo y jefe del Gobierno del Estado) disponer de un mando en un navío de guerra de la armada nacional (según Rafael Dávila, nieto del general, se trataba del crucero Baleares, hundido en combate posteriormente). Franco rechazó también esta nueva solicitud.
Juan de Borbón en España en agosto de 1936

Juan de Borbón en España, en agosto de 1936

Si en el cambio de Estado volviera un rey, tendría que venir con el carácter de pacificador

Era evidente que, aunque Don Juan llegaba a España con el conocimiento y las bendiciones de Alfonso XIII su presencia en la llamada zona nacional resultaba incómoda. No se debe olvidar que en el núcleo organizador del golpe de estado del 17 y 18 de julio había varios militares de carácter republicano. Así es el caso del organizador del mismo, el general Mola; también es el caso de dos de los generales más antiguos de los participantes, el general Miguel Cabanellas (presidente de la Junta de Defensa) y Queipo de Llano. El primero había sido diputado del Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, mientras que el segundo, además de participar en el golpe republicano de Jaca (en 1930) contra Alfonso XIII, había sido jefe del Cuarto Militar del presidente de la República. En ese contexto, plantear la cuestión monárquica entre los sublevados podría causar divisiones internas muy inoportunas en esas fechas. 

Franco ya pensaba en 1937 en devolver a España a un régimen monárquico antes o después

Es menos conocida la entrevista a Franco publicada el 18 de julio de 1937 en el ABC de Sevilla. En dicha entrevista, Luca de Tena le preguntó a Franco expresamente por el rechazo a la participación de Don Juan en la guerra: «¿Es cierto, mi general, que el príncipe Don Juan ha escrito a V.E. no hace mucho solicitando venir a luchar al lado de sus compatriotas?». La respuesta de Franco, hoy nos puede sorprender por haber sido expresada a los inicios de su mandato: «Exacto (…) pero yo no puedo acceder a sus deseos (…) tengo el deber de no poner en peligro una vida que algún día puede sernos preciosa (…) hay actualmente dos bandos españoles en guerra, uno de los cuales está integrado por los sin patria y por los sojuzgados por el látigo ruso, pero ya nos encontraremos todos solos en España y no podrá haber más que españoles, y si en el cambio de Estado volviera un rey, tendría que venir con el carácter de pacificador, y no podría contarse en el número de los vencedores».
Probablemente, Franco no tenía claro en 1937 un modelo de estado para el futuro de España más allá de una régimen conservador y dictatorial. En esos años los regímenes dictatoriales, ya fuesen comunistas o de carácter fascista pujaban fuertemente en Europa, mientras las democracias occidentales atravesaban una crisis. Sin embargo, Franco ya pensaba en 1937 en devolver a España a un régimen monárquico antes o después. Años más tarde, en 1947, la ley de Sucesión a la Jefatura del Estado constituía a España formalmente en un reino, determinando que el sucesor lo sería a título de rey. Posteriormente, tras el acuerdo de Don Juan (ya muy alejado del régimen) y Franco en el golfo de Vizcaya, en 1948, llegaba Juan Carlos a España para recibir aquí su educación.

Tras la muerte del dictador y la proclamación de Juan Carlos como rey, la corona puso rumbo a la democracia

20 años después seguía Franco sin designar sucesor. Según cuenta el historiador Jesús Pabón, presente el 8 de febrero de 1968 en el bautizo del actual rey, Felipe de Borbón, la reina Victoria Eugenia, viuda de Alfonso XIII y nieta de la reina Victoria de Inglaterra, le dijo a Franco: «Quiero pedirle una cosa, Usted que tanto ha hecho por España, termine la obra. Designe rey de España. Ya son tres (Don Juan, Juan Carlos y Felipe). Elija. Hágalo en vida; si no, no habrá rey. Que no quede para cuando estemos muertos. Esta es la única petición que le hace su reina». Según el historiador, Franco emocionado le respondió: «Serán cumplidos los deseos de vuestra majestad». Finalmente, 17 meses después, el 22 de julio de 1969, Franco propuso a las Cortes la designación de Juan Carlos como su sucesor a la jefatura del Estado.
JUAN CARLOS DE BORBON ( ROMA 1938 )
A PROPUESTA DE LA JEFATURA DEL ESTADO , EL PRINCIPE DON JUAN CARLOS DE BORBON , FUE PROCLAMADO
SUCESOR , A TITULO DE REY, DE FRANCISCO FRANCO

Juan Carlos de Borbón (Roma 1938) a propuesta de la jefatura del Estado, el Príncipe Juan Carlos f proclamado sucesor a título de ReySFGP

Lo cierto es que, tras la muerte del dictador y la proclamación de Juan Carlos como rey, la corona puso rumbo a la democracia. El hecho esencial de no haber participado los Borbones en la guerra, así como haber permanecido formalmente al margen del régimen franquista hasta 1969, permitió que todos los partidos que desarrollaron la Constitución democrática de 1978, aceptasen el artículo 3 de su título preliminar: «La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria». Previamente, el 14 de mayo de 1977, Don Juan había renunciado a sus derechos dinásticos, facilitando la fusión de la historia con el marco legal. La corona pasaba así a ser la monarquía de todos y no la heredera del régimen franquista, en parte, gracias a la prudencia del propio Franco. 
Comentarios
tracking