27 de mayo de 2022

Biscúter

Biscúter

El biscúter: un icono de los años 50 en España

La falta de materia prima y, en general, las dificultades económicas de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, hicieron populares coches diminutos en muchos países europeos

Pese a la difícil situación económica que estaban viviendo los ciudadanos, si hay algo que marcó la vida cotidiana de los españoles fue el biscúter. Solo los más afortunados podían ir motorizados, pues el precio de un coche era de aproximadamente de 100.000 pesetas –unos 13.300 euros actuales– y todos eran de importación. El biscúter tenía un coste de 25.000 pesetas –unos 3.300 euros actuales–. Esto no significa que todo el mundo pudiera comprar uno. Si comparamos los sueldos con el precio del biscúter, nos damos cuenta de que un trabajador tenía que estar ahorrando el sueldo íntegro de cada mes durante tres años para pagarlo. Y, claro, para poder conseguir uno el ciudadano tenía que firmar letras –hoy en día pedirían un crédito bancario– para disfrutar de un biscúter. En otras palabras, el ciudadano empezó a endeudarse. Aunque es cierto que es una norma habitual hoy en día, en la década de los cincuenta era una novedad.
El diseño del coche era del ingeniero francés Gabriel Voisin. Ya en los años veinte construyó un prototipo llamado Sulkey. Funcionaba con un motor de dos tiempos situado detrás del coche. Ese prototipo nunca salió a la venta. En 1949, en el Salón de Coches de París se presentó el biscooter. Era un coche de dos plazas, con la carrocería de aluminio y motor delantero de 125cc. Pese al éxito tampoco salió a la venta. Viendo la posibilidad de este vehículo un grupo de empresarios españoles decidieron comprar a Compagnie Aeromecanique Française la patente del bisccoter.
Biscúter

MODELO DE COCHE "BISCUTER" FABRICADO EN BARCELONA EN EL AÑO 1953

Modelo de coche biscúter fabricado en Barcelona en el año 1953SFGP

No fue hasta el año 1953 cuando se fundó la empresa Auto Nacional SA en Sant Adrià del Besós, al lado de Barcelona. El presidente de la empresa era Josep María Marcet i Coll –alcalde de Sabadell– y Damià Casanova como jefe de taller. El primer biscúter se presentó en la Feria de Muestras del año 1953. Tenía un motor Hispano Villiers de 197cc. El éxito fue absoluto. Esto dio alas a la empresa y el Biscúter Autonacional Voisin se puso a la venta en 1954. En total la fábrica construyó más de 10.000 unidades entre turismos, furgonetas y coupé. A lo largo de los años Auto Nacional SA produjo cuatro modelos de biscúter:
  • Turismo normal. También conocido como zapatilla. Era descapotado, con una lona por si llovía. Las puertas también eran de lona. Se fabricaron dos modelos: 100 y 200A. Tenía una velocidad máxima de 76 Km/h y consumía 4,5 litros/100 km de «mezcla».
  • Comercial o Rubia. Era la versión familiar. Podían ir 4 personas o 2 y una carga de 200 Kg.
  • Furgoneta. Se le añadía una caja en la parte trasera. Podía cargar hasta 250 Kg. Tenía una velocidad máxima de 65 km/h.
  • Coupé. Salió a la venta en 1957. Era un cabriolet con la carrocería de plástico y con capota de lona. Tenía una velocidad máxima de 76 Km/h.
Biscuter coupé

Biscuter coupé

En cuanto a las características técnicas, llevaba un motor Hispano Villiers fabricado en España bajo licencia de la empresa británica The Villiers Engineering Co de dos tiempos mono cilíndrico de 197cc (59x72 mm), compresión de 7,25: 1; potencia de nueve caballos a 4800 rpm con un régimen máximo de 5800 rpm. La refrigeración era mixta aire con culata refrigerada por aceite (2,4 litros), lo que dio lugar a una espectacular culata que más bien parecía propia de un tricilíndrico que de un sencillo mono cilíndrico. La culata era de aluminio y el cilindro de fundición.
El carburador era dell’Orto 24 horizontal. Transmisión: tres marchas adelante, sin marcha atrás, con palanca de cambios en el volante y transmisión a las ruedas delanteras por cadenas. A partir de 1955 se implementó la marcha atrás mediante un inversor de giro por lo que el vehículo disponía de 3 marchas atrás.
El equipo eléctrico estaba formado por una batería de seis voltios y 36w. Rectificador de selenio. Claxon. Dos faros con luces de carretera, cruce y ciudad. Faro piloto-stop. Limpiaparabrisas. Arranque manual en los primeros modelos y posteriormente también eléctrico. Dirección de cremallera. Los frenos de tambor, el delantero sobre el diferencial y los traseros sobre las ruedas. Los modelos coupé, furgoneta y rubia disponían de frenos en las cuatro ruedas. La suspensión en las cuatro ruedas independientes, telehidráulica, por resortes espirales y elementos de caucho. Los neumáticos 400 x 8, llantas de disco y rueda de recambio. El chasis monocasco con carrocería de duraluminio y posteriormente de chapa de acero.
La última versión producida en serie por Biscúter Autonacional Voisin fue un furgón industrial pequeño, totalmente cerrado (200-I) o con techo practicable de lona (200-IP). En 1959, se vendieron los últimos modelos del stock almacenado y tres años después, la empresa quebró debido a la feroz competencia del innovador Seat 600, un utilitario mayor que se convirtió en icono de la sociedad española de los años 60 y 70.
Seat 600

Seat 600

Entre los proyectos que nunca llegaron a concretarse, destaca un Biscúter más grande, de 250 centímetros cúbicos con cambio de cuatro velocidades y marcha atrás, además de otra furgoneta con mayor capacidad de carga. Aunque, sin lugar a dudas, el que causó una mayor expectación fue el del Biscúter 2000, que se fabricaría en una planta de Andalucía, pero nunca se realizó ese sueño.
Comentarios
tracking