Fundado en 1910

20 de mayo de 2024

Niceto Alcalá-Zamora, Indalecio Prieto y Queipo de Llano (segundo militar por la izquierda)en San Sebastián en 1932

Niceto Alcalá-Zamora, Indalecio Prieto y Queipo de Llano (segundo militar por la izquierda) en San Sebastián en 1932Wikimedia Commons

Dinastías y poder

¿Qué une al presidente de la II República con Gonzalo Queipo de Llano?

El destino los había unido por «lazos de sangre» dos años antes del comienzo de la guerra: el hijo del presidente estaba casado con la primogénita del general

A priori podrían parecer dos personajes históricos con bastante poco que ver. Niceto Alcalá Zamora, era un político liberal que se convirtió en presidente de la II República. Gonzalo Queipo de Llano, un oficial con carrera en el Rif y cabeza de la sublevación militar en Sevilla que dio origen al inicio de la Guerra Civil en 1936. Sin embargo, el destino los había unido por «lazos de sangre» dos años antes del comienzo de la guerra: el hijo del presidente estaba casado con la primogénita del general. Desde entonces, sus relaciones familiares se verán marcadas por el fatal destino de la política tormentosa de entonces.
El 27 de diciembre de 1934 el diario gráfico Ahora incluía en páginas interiores una discreta información en la que leemos: «Ayer tarde, en la elegante residencia que el general don Gonzalo Queipo de Llano y su distinguida esposa, doña Genoveva Martí, poseen en la calle de García de Paredes, se celebró en la más estricta intimidad, el acto oficial del matrimonio civil de su bella y encantadora hija Ernestina con el docto catedrático de la Universidad de Santiago don Niceto Alcalá Zamora Castillo, hijo de Su Excelencia el Presidente de la República». Un día después, se celebraba el matrimonio religioso en la basílica de la Milagrosa, de los Padres Paules de la calle García de Paredes.
Boda de don Niceto Alcalá-Zamora y doña Ernestina Queipo de Llano

Boda de don Niceto Alcalá-Zamora y doña Ernestina Queipo de Llano@EnriqueNDF

Se requería invitación para entrar en el templo puesto que a la ceremonia se le quería dar carácter íntimo, sin representación de elementos oficiales. El lunch, como se decía en la época, se sirvió en una sala próxima a la misma iglesia. Y aunque todos los periódicos recogieron la noticia, lo cierto es que apenas hemos encontrado una fotografía del enlace en el semanario ilustrado Mundo Gráfico (2 enero 1935). Queipo de Llano había sido jefe del Cuarto Militar de la Presidencia de la República, por lo que las familias viajaban con frecuencia juntas y ahí surgió el romance entre los vástagos.
Niceto Alcalá Zamora había sido secretario de Estado en uno de los gobiernos del conde de Romanones durante el reinado de Alfonso XIII. Disconforme con muchas de las decisiones adoptadas por la Monarquía en la década de los veinte, se inclinó hacia un republicanismo de corte conservador que le llevó a integrarse en el Pacto de San Sebastián y a ser uno de los principales protagonistas de la célebre entrevista en casa del doctor Marañón (El Sol, 23 mayo 1931 Las dos y cinco de la tarde: 14 abril 1931) que aceleró el exilio del Rey. Poco después era nombrado presidente del Gobierno Provisional. En diciembre de 1931 resultaba elegido presidente de la II República. Sus posiciones respecto a la cuestión religiosa así como las continuas injerencias la hora de disolver las Cortes e intervenir en la formación de los gabinetes, determinó su destitución como Presidente. La maniobra estuvo perfectamente orquestada por el diputado y ministro socialista Largo Caballero. Pocas semanas después, emprende un viaje con su familia a Noruega, país en el que se encontraba cuando se produjo el pronunciamiento militar en el que estaba implicado su consuegro, Gonzalo Queipo de Llano. Su hijo y su nuera, Enriqueta, estaban con él.
Niceto hijo era Catedrático de Derecho Procesal con formación en Alemania y una tesis doctoral bajo la dirección del socialista Luis Jiménez de Asúa. En el libro España desde México, la autora Ascensión Hernández, relata como le contó que en una conversación con su suegro, cercano a Emilio Mola, el director, el general le había testimoniado que la sublevación se reduciría a destituir a unos cuantos funcionarios pues sería suficiente con que el ejército saliese a la calle.
Niceto Alcalá Zamora padre falleció en Argentina en 1949. Su hijo y su esposa, residieron fuera de España hasta su regreso en 1976. Durante la Guerra Civil, Gonzalo Queipo de Llano, tachado de rudo e impulsivo, había sido designado Jefe del Ejército del Sur y se convirtió en la «bestia negra» para la propaganda republicana. Durante unos años mantuvo un aura de héroe en las filas nacionales pero posteriores discrepancias con elementos falangistas, el general Varela y el propio Franco, le fueron llevando a un ostracismo progresivo. Aunque Franco le reconoció con el título de marqués de Queipo de Llano que él mismo rechazó para sí. En virtud de la reciente Ley de Memoria Democrática, se le ha retirado la distinción nobiliaria a sus descendientes. Falleció en su cortijo de Camas, en la provincia de Sevilla, en 1951.
Comentarios
tracking