15 de agosto de 2022

Combates en el Donbás

Combates en el DonbásAFP

Día 163 de la guerra en Ucrania

Amnistía Internacional acusa a Ucrania convertir a los civiles en objetivos militares de Rusia

El informe ha recibido fuertes críticas del gobierno ucraniano por equiparar a víctimas con verdugos

La ONG Amnistía Internacional publicó un informe en el que acusa al ejército ucraniano de instalar bases militares en hospitales, escuelas y barrios residenciales, desde donde habría realizado ataques de artillería contra objetivos rusos.
Según el informe de Amnistía Internacional, estas acciones ponen en riesgo a la población civil y, advirtió, supone una violación del derecho internacional humanitario al convertir a los civiles en objetivos militares.
El informe, muy crítico con Ucrania y condescendiente con Rusia, señala que las víctimas civiles ucranianas se producen como consecuencia de la respuesta rusa a estos ataques realizados desde zonas civiles.
La documentación para el informe se realizó entre los meses de abril y julio en las zonas de Jarkov, Donbás y Mykolaiv.
La secretaria general de Amnistía Internacional señaló que «hemos documentado un patrón en el que las fuerzas ucranianas ponen en peligro a los civiles y violan las leyes de la guerra cuando operan en zonas pobladas».
En ese sentido, recordó que «estar en una posición defensiva no exime al ejército ucraniano de respetar el derecho internacional humanitario».
Según el informe, en la mayoría de los casos, el ejército ucraniano contaba con posiciones alternativas para lanzar sus ataques sin necesidad de involucrar a la población civil.
Además, en el informe se destaca la poca colaboración del ejército ucraniano en las tareas de evacuación de civiles en las zonas en conflicto.
«Amnistía Internacional no tiene conocimiento de que los militares ucranianos que se instalaron en estructuras civiles en zonas residenciales hayan pedido o ayudado a civiles a evacuar los edificios cercanos».

Críticas al informe

Las críticas a las conclusiones y metodología del informe no se han hecho esperar. Las primeras en llegar, de forma paradójica, proceden desde la oficina en Ucrania de la misma Amnistía Internacional.
Según recoge The Guardian, la jefa de la oficina ucraniana de la ONG, Oksana Pokalchuk, publicó en Facebook una respuesta crítica con el informe.
Denunció que los trabajadores ucranianos de Amnistía Internacional fueron excluidos en la elaboración de la investigación.
Para Pokalchuk, el informe se elaboró con información parcial e incompleta recopilada por investigadores extranjeros.
El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, también criticó con dureza el informe de Amnistía Internacional, del que dijo que «intenta amnistiar a un Estado terrorista», como es Rusia, señala la agencia EFE.
El informe, continuó Zelenski, «trata de trasladar la responsabilidad del agresor a la víctima».
Comentarios
tracking