30 de septiembre de 2022

Aviones de combate en base aérea de Saki, donde se produjeron las explosiones

Aviones de combate en base aérea de Saki, donde se produjeron las explosionesGoogle Maps

Dí 167 de guerra en Ucrania

Rusia ya no está segura en Crimea tras una serie de explosiones en su principal base aérea

Rusia afirma que las explosiones se deben a un accidente, pero los testigos hablan de un ataque ucraniano

Una serie de grandes explosiones han sacudido este martes la península de Crimea, anexionada por Rusia durante la guerra de 2014 en Ucrania y territorio sagrado para el presidente ruso Vladimir Putin.
Las explosiones (testigos hablan de hasta 10) se produjeron en la base aérea de Saki, en la localidad turística de Novofedorivka, base del 43º Regimiento de Aviación de Asalto Naval de la Flota rusa del Mar Negro.
La base acoge varios aviones de combate Su-30SM, SU-24M, SU-24MP y TU-134. La información existente sobre el incidente todavía es confusa.
Se ha especulado con la posibilidad de que se tratara de un ataque con misiles del ejército ucraniano, un sabotaje de partisanos o un accidente.
Sin embargo, las imágenes difundidas en redes sociales por los muchos turistas rusos que llenaban sus arenales y resorts playeros, donde se ven múltiples explosiones seguidas por grandes columnas de fuego y humo en forma de hongo, apuntan a un ataque con misiles.
Las autoridades rusas de la península difundieron en un primer momento la versión de que se trataba de un accidente sin víctimas ni pérdidas materiales.
Después, el gobernador ruso de la península, Sergei Aksinov, señaló que había explotado un depósito de municiones y que había un muerto y cinco heridos.
La base se sitúa a 200 kilómetros de distancia de las posiciones ucranianas más cercanas, cerca de la localidad de Jersón.
Tal distancia ha alimentado las especulaciones de que podría tratarse de un ataque con los sistemas HIMARS o ATACMS proporcionados por Estados Unidos al ejército ucraniano.
Si es así, se trataría de la primera vez que los ucranianos logran atacar la península de Crimea. Ello supondría un duro golpe para la moral rusa, ya que el Kremlin se esfuerza en difundir el mensaje de que Crimea es zona segura y totalmente integrada en la Federación Rusa.
Tras la explosión, cientos de turistas han huido de los complejos hoteleros y han tratado de salir de la península a través del puente sobre el estrecho de Kerch, que ha quedado colapsado.
Comentarios
tracking