Fundado en 1910

24 de junio de 2024

Liz Truss y Rishi Sunak, posibles sucesores de Boris Johnson

Rishi Sunak y Liz Truss posibles sucesores de Boris JohnsonAFP

¿Liz Truss o Rishi Sunak? Así sería el Partido Conservador de cada candidato

El tema de los impuestos es la gran diferencia entre las promesas electorales de los dos candidatos a suceder a Boris Johnson en Downing Street

La carrera por el liderazgo del Partido Conservador se acerca a su fin, con Liz Truss como probable ganadora. Las últimas encuestas otorgaban a la actual ministra de Exteriores un 66 % del voto, 32 puntos por delante de su rival, Rishi Sunak, anterior canciller de Hacienda.

Repartidos por todo Reino Unido, casi 200.000 tories votaron durante el mes de agosto por su nuevo líder y virtual primer ministro. La decisión es difícil ya que, a pesar de compartir una ideología conservadora, y de haber trabajado juntos en el gabinete de Boris Johnson, ambos candidatos chocan profundamente en temas como la economía, la energía, y la siempre peliaguda gestión del Brexit.

Truss: impuestos y Brexit suave

El último sondeo de la organización británica YouGov predijo un 66 % de apoyo para Liz Truss, quien se puso a cargo del ministerio de Asuntos Exteriores el pasado diciembre tras la dimisión repentina de Lord David Frost. Asimismo, un informe del periódico The Economist señaló una probabilidad del 96,3 % de que Truss sea quien suceda a Boris Johnson en Downing Street.

Como candidata, ha prometido mitigar el coste de la vida para todos los británicos. Su primer objetivo será reducir los impuestos. Para impulsar el crecimiento del sector privado, propone bajar el impuesto de sociedades, y aliviar el precio de las facturas energéticas con una reducción de los impuestos «verdes».

No por ello está menos comprometida por el cambio climático. El Partido Conservador de Liz Truss se ceñirá a la fecha límite impuesta por la COP26 el pasado octubre: cero emisiones de carbono antes del año 2050. Además, la candidata cuenta con el apoyo de Kwasi Kwarteng, ministro de Energía, y gran partidario de las energías renovables.

En cuanto a política interior, Liz Truss apoya con entusiasmo el controvertido programa de deportación de inmigrantes ilegales a Ruanda. Se trata de un proyecto tachado de «inhumano» por el Príncipe Carlos, y duramente criticado por organizaciones de derechos humanos. Sin embargo, bajo el mando de Truss, el Gobierno británico ampliaría el programa para transportar forzosamente a los inmigrantes a otros países, como por ejemplo Turquía.

De cara a las relaciones internacionales, Truss quiere aumentar la influencia del G7. Según la ministra, el grupo debería ser «una especie de OTAN económica» que proteja a sus miembros de la presión de China. Asimismo, recuperará el papel que tuvo durante las negociaciones del Protocolo de Irlanda del Norte, para recalibrar el vínculo entre Reino Unido y la Unión Europea.

En 2016, Liz Truss votó en contra del Brexit, para que su país permaneciese dentro de la UE. Seis años más tarde, sin embargo, se define como conversa. Como primera ministra, promete rechazar todas las leyes europeas que bloqueen el crecimiento de Reino Unido.

Sunak: economía austera y desarrollo

Rishi Sunak desencadenó, con su dimisión como canciller de Hacienda, la serie de acontecimientos que llevarían a la salida de Boris Johnson de Downing Street. De esta manera, empezó las elecciones con mal pie, ya que muchos conservadores consideraron la suya una traición al antiguo primer ministro.

Aunque Sunak encabezó las rondas de votaciones parlamentarias, en las que participaron 258 diputados, su ventaja desfalleció en la última ronda electoral, que incluyó a todos los miembros del Partido Conservador del país. Por eso, The Economist le augura tan solo un 3,7 % de probabilidades de ganar, y la encuesta de YouGov demostró que contaba con el apoyo de un 32 % del partido, una minoría.

Como candidato, Sunak promete «un regreso a los valores económicos conservadores de toda la vida», es decir, una economía más austera. Tachó de «cuento de hadas» las promesas de reducción de impuestos de Liz Truss. Su prioridad como primer ministro sería aliviar la inflación, antes de ponerse a bajar impuestos.

En cuanto a política exterior, Sunak, que apoyó al Brexit en su momento y lo sigue haciendo ahora, se comprometió a deshacerse de todas las leyes europeas que «se interpongan» con el desarrollo empresarial británico.

Comentarios
tracking