07 de octubre de 2022

Liz Truss, nueva ministra del Brexit

Liz Truss, nueva ministra del BrexitAFP

Reino Unido

Así es Liz Truss, la nueva 'Dama de Hierro' que podría relevar a Johnson

Truss ocupó esta semana el puesto de ministra del Brexit, importante paso en dirección al liderazgo del Partido Conservador británico

Desde hace varios meses, Reino Unido bracea entre crisis y escándalos. Por una parte, su primer ministro Boris Johnson protagoniza una sarta de polémicos titulares a raíz de sus excesos. Por otro, la pandemia, la crisis de suministros y la gestión diplomática del post-Brexit se ciernen sobre el Gobierno conservador británico.
La semana pasada, todos estos elementos sumieron al partido de Boris Johnson en su peor momento. Salieron a la luz pruebas de tres fiestas que violaban las restricciones sanitarias, el condado de North Shropshire destituyó a los Conservadores en las elecciones regionales y su ministro del Brexit, Lord David Frost, presentó una repentina dimisión.
Es Liz Truss quien lo sustituirá. Antigua Secretaria del Exterior, la prensa inglesa la tilda de 'Nueva Dama de Hierro', etiqueta que a Truss le gusta y le beneficia. Sus paralelismos con Margaret Thatcher la convierten en el miembro más popular del Partido Conservador, con un 80 % de aprobación pública.
Muchos consideran que, en el momento de una probable dimisión de Boris Johnson, la pugna por la capitanía del Partido Conservador recaerá sobre Liz Truss y Rishi Sunak, canciller de Hacienda. Mientras que Truss disfruta de gran popularidad entre sus votantes, la aprobación de Sunak languidece en un 53 %, sugiriendo quién ganaría en este enfrentamiento.

«Nunca deja de trabajar»

Liz Truss, de 46 años, tiene el récord de más larga duración en un cargo del Partido Conservador. Los demás ministros la tildan de «tenaz» y «resiliente», describiéndola como alguien cuya energía está «fuera de lo común» y que «nunca deja de trabajar». Esta calificación se respalda con una anécdota: Truss se puso de parto con su primera hija durante una reunión de trabajo.
Ideológicamente, el Reino Unido de Truss se parecería al de Boris, pero de forma «más optimista», recoge un antiguo asesor. Sería un Reino Unido «con menos gastos e impuestos».
Con todo, Liz Truss busca ser percibida como un personaje trabajador y desafiante. Según cuenta ella misma, asistió a un colegio «completamente concertado», en contraste con sus colegas, que estudiaron en escuelas privadas. Truss dice provenir de raíces humildes, identificándose como originaria de Leeds, ciudad industrial al norte de Inglaterra.
Como explica la propia ministra, «era poco común querer ir a instituciones como Oxford en mi colegio». Así, explica que se postuló para acceder a dicha universidad –donde más adelante se graduaría– como «desafío»: «Oxford se percibía como ‘pijo’. Nadie quería ser ‘pijo’ en mis círculos sociales», contó durante una rueda de prensa.

Mis padres estaban a la izquierda del Partido LaboristaLiz Truss, ministra del Brexit

Apariencias que engañan

En realidad, fuentes cercanas a la ministra han asegurado al periódico inglés The Times que la historia que cuenta Truss no es del todo real. Nació en Oxford, ciudad adinerada y de reputación de alto nivel socioeconómico, y a pesar de haber crecido en Leeds, lo hizo en un barrio a las afueras, de grandes casas y vecinos adinerados.
Dentro del Partido Conservador, sin embargo, Truss «encaja». Según ella, su mejor trabajo resulta «instintivo», mientras que sus colegas alaban su buena gestión económica: «Liz es una contable», comenta un ministro conservador.
Y es que empezó su carrera como tal, en una compañía privada, antes de tomar el camino de la política. En 2010, entró en la Cámara de los Comunes como representante de la provincia de South West Norfolk, puesto que ocupó hasta septiembre del 2012. Entonces, se metió en el departamento de educación como subsecretaria parlamentaria. Su ascenso en los rangos del Partido Conservador continuó hasta tomar el puesto de Secretaria de Estado del Exterior, pasando por el cargo de Ministra de Igualdad.
En su vida privada, está casada y tiene dos hijas adolescentes. Se casó con el economista Hugh O’Leary en el año 2000 y su matrimonio sobrevivió a pesar del affaire público que mantuvo con su colega parlamentario Mark Field, de 2003 a 2005. 
Comentarios
tracking