08 de diciembre de 2022

El barco pesquero escocés detenido por las autoridades francesas

El barco pesquero escocés detenido por las autoridades francesasAFP

Unión Europea

Escala la disputa por los permisos de pesca: Reino Unido convoca hoy a la embajadora francesa

Ambos países se muestran reacios a ceder, y utilizan un lenguaje agresivo contra el otro

La disputa por los permisos de pesca entre Francia y Reino Unido llegó ayer a su punto más álgido; Francia materializó las amenazas que ya advirtió el mes pasado, cuando Reino Unido dejó a 12 de sus barcos varados al no concederles permisos de pesca. 
El jueves 28 de octubre, el puerto francés de Le Havre detuvo y multó a dos barcos británicos por falta de licencias. Además, portavoces del gobierno de Macron ya han avisado de que implementarán nuevas medidas de control a los barcos ingleses. Por eso hoy la ministra de Exteriores de Reino Unido, Liz Truss, ha convocado a la embajadora francesa Catherine Colonna, con la intención de negociar una solución.
Como anunció ayer en un tuit, Truss se reunirá con Colonna hoy, para pedirle que explique con claridad estas «amenazas decepcionantes y desproporcionadas». Parece que Inglaterra busca ante todo clarificación, ya que los representantes británicos han mantenido desde el suceso un frente de confusión.
Su secretario del Medio Ambiente, George Eustice, insiste por ejemplo en que la Unión Europea si que concedió una licencia al barco apresado, argumentando que «no estaba claro» porque, según los informes, se retiró el navío de la lista de permisos.
Es el mismo argumento que utilizó Francia el mes pasado, cuando Inglaterra cerró el acceso a 12 de sus barcos de pesca a la isla de Jersey. Esta decisión violaba los acuerdos establecidos a la hora del Brexit, por el cual debían concederse 162 permisos de pesca.
Con motivo de ello, el país advirtió que a partir de la semana que viene, los barcos ingleses no podrían pescar en sus puertos. Asimismo, propuso reforzar las medidas de seguridad e inspecciones sanitarias en bienes provenientes de Inglaterra, tanto en barcos como camiones, decisión que retrasaría el transporte de bienes en todo el Reino Unido.
Con una fecha límite del 2 de noviembre para resolver el tema de las licencias, Francia colmó su amenaza con un ataque a la electricidad en la isla de Jersey. Declararon que subirían el precio de la electricidad de cara al invierno.

Lenguaje confrontativo

El ministro de Asuntos Europeos, Clement Beaune, dijo a la cadena de noticias francesa CNews que necesitaban «hablar en la lengua de la fuerza, por que por desgracia el gobierno inglés no entiende otro».
Por su parte, un representante del gobierno de Boris Johnson lamentó la situación, diciendo que «las acciones propuestas por Francia están injustificadas y no son compatibles con la promesa de la Unión Europea en el tratado de Comercio y Cooperación, o la ley internacional en general».
«Lamentamos el lenguaje confrontativo que usa el gobierno francés en este asunto, que dificulta mucho el poder resolver la situación». 
Comentarios
tracking