06 de diciembre de 2022

Primer Ministro Británico Boris Johnson

Primer Ministro Británico Boris JohnsonValda Kalnina / EFE

Reino Unido 

Boris Johnson asume la responsabilidad por la histórica derrota regional de su partido

La región de North Shropshire vota en contra de los Conservadores por primera vez en 200 años

La región de North Shropshire, bastión de la derecha británica desde hace siglos, amaneció bajo nuevo liderazgo por primera vez en 200 años. Las recientes elecciones demostraron el nivel hasta el cual la crisis de reputación del primer ministro Boris Johnson ha afectado al resto de su partido, con la histórica derrota de los Conservadores y la victoria de los centristas «Demócratas Liberales».
En plena ola de escándalos tanto políticos como personales, Boris Johnson admitió que asumía la «responsabilidad» de la derrota, y que se sentía «humillado» por su papel en ella.
«Entiendo perfectamente por qué la gente se siente frustrada», declaró Johnson en referencia a los electores que votaron a favor del partido liberal-demócrata el jueves en North Shropshire (centro de Inglaterra). «Soy responsable de todo lo que hace el gobierno y por supuesto asumo la responsabilidad personal».
En una entrevista posterior a las elecciones, Johnson asumió el fracaso y admitió que tendría que «prestar más atención» a las necesidades de los votantes. Enumeró lo que considera prioritario tanto para el pueblo británico como su Gobierno: la tasa y rapidez de la vacunación por coronavirus, el crimen en las calles, y las regulaciones migratorias para reducir la crisis del Canal de la Mancha.
«Lo que está saliendo mal es que, durante las últimas semanas, la gente solo está escuchando una constante letanía de intriga política que no tiene nada que ver con ellos, y que no tiene que ver con lo que realmente importa, que es lo que nosotros podemos hacer por ellos», terminó por aclarar.
Sin embargo, pidió también a sus votantes que siguieran promoviendo la economía del país Unido, recordando que el suyo es el más rápido crecimiento económico de toda Europa, y que Reino Unido está ofreciendo actualmente una muy amplia oferta de empleo.

North Shropshire ha hablado en nombre de toda InglaterraTim Farron, antiguo líder de los Demócratas Liberales

A Johnson le interesa recalcar los aspectos buenos de su gestión, por que los Conservadores están sufriendo en Reino Unido una crisis reputacional de dimensiones históricas. Se ejemplifica en la misma región de North Shropshire, que desde hace 200 años vota consistentemente a la derecha: un 34.1% de los votantes pasaron de votar tory a preferir a los Demócratas Liberales. Es la segunda oscilación electoral más alta de la historia entre los dos partidos; en 1993, un 35.4% rechazó al Conservador John Major en Canterbury.
El antiguo líder demócrata Tim Farron sentenció que North Shropshire «había hablado en nombre de toda Inglaterra» en las elecciones.
Inglaterra hace malabarismos con tres emergencias mayoritarias: la crisis de suministros, la crisis migratoria, y la severidad de la pandemia. Lidiando aún con las secuelas del Brexit, el futuro de Boris Johnson queda sumido en la incertidumbre ante la desaprobación no solo de su país, sino también de su propio partido.
Esta semana, Boris Johnson se enfrentó a una humillante rebelión dentro de su propio partido en la sede del parlamento británico, cuando propuso ante la Cámara de los Comunes un nuevo paquete de medidas contra el coronavirus. Un centenar de diputados Conservadores se opusieron públicamente a su premier como castigo por sus recientes excesos, augurando consecuencias negativas en su ya profunda crisis de liderazgo.
Comentarios
tracking