29 de enero de 2023

Vladímir Putin

Vladímir Putin, presidente de RusiaEFE

335 días de guerra en Ucrania

Putin admite que faltan medicamentos de primera necesidad en Rusia

Los problemas de transporte, trámites administrativos y perjuicios colaterales de la invasión a Ucrania han afectado a la importación de suministros

Vladimir Putin admitió ayer, en rueda de prensa, que Rusia atraviesa una crisis severa: faltan medicamentos. El presidente de la Federación Rusa sugirió aumentar las reservas de los fármacos de uso más habitual para paliar el problema.
«Nos encontramos ante la escasez de algunos medicamentos, a pesar de que la producción de fármacos creció en torno al 22% durante los primeros tres trimestres del año pasado», admitió desde Minks el antiguo agente de la extinta KGB.
En su intervención, Putin aseguró que «aunque el 60% de los fármacos que hay en el mercado son nacionales, también existe un déficit de algunos de ellos». Además, reconoció: «Han subido de precio».
Según la agencia Efe, el ministro ruso de salud, Mijaíl Murashko, observó que los precios de medicinas vitales y esenciales aumentaron un 1,9 % en 2022 mientras el resto de medicamentos lo hicieron un 10 % (la inflación en Rusia es del 11,94 %).
Por otra parte, Denís Manturov, ministro de Industria y Comercio, afirmó que la producción rusa de medicinas se ha incrementado en más de un 15 % en comparación con 2021.
La invasión de Rusia a Ucrania provocó la excesiva demanda de medicamentos por parte de la población rusa que, en apenas dos semanas, prácticamente, dejó sin existencias las farmacias.
«Necesitamos asegurarnos de que haya suministro de los medicamentos más habituales en un periodo de tiempo razonable», añadió Putin. A renglón seguido recordó que Rusia no pone obstáculos a las importaciones de fármacos y que trabaja de forma sistemática con fabricantes extranjeros.
El jefe del comité ejecutivo del movimiento oficialista Frente Popular, Mijaíl Kuznetsovm, reconoció a su vez que existe un descontento general de la población rusa por la imposibilidad de comprar medicamentos de marcas extranjeras que requieren una prescripción médica.
Además de los medicamentos, Rusia es un gran importador de suministro médico de la Unión Europea y Estados Unidos, por lo que su dependencia es particularmente intensa en el sector sanitario.
Comentarios
tracking