Fundado en 1910

24 de abril de 2024

Nayib Bukele, presidente de El Salvador, envía a los presos a destruir las tumbas de los pandilleros

Un preso destruye la tumba de un pandillero en El Salvador

El Salvador

Bukele compara las maras con los nazis y manda a los presos a romper a martillazos sus tumbas

El presidente de El Salvador dice que las maras, «han hecho mucho daño, como los nazis, han sido despiadados como los nazis, crueles como los nazis» y señala que «están en todos lados, hasta en los cementerios.»

Nayib Bukele ha vuelto a sorprender con la última medida adoptada para exterminar las pandillas. El presidente de El Salvador ordenó a los presidiaros que fueran a los cementerios a destruir las lápidas de los pandilleros a martillazos.
Para explicar su decisión comparó las maras con el nazismo y subió un vídeo donde equipara pandillero con nazi y hace su personal interpretación de la Segunda Guerra Mundial.

No estamos prohibiendo que los pandilleros tengan tumba, lo que prohibimos es que la tumba diga: Mara Salvatrucha, pandilla Barrio 18Nayib Bukele

Indignado con esos reproches, el salvadoreño aclaró: «No estamos prohibiendo que los pandilleros tengan tumba, lo que prohibimos es que la tumba diga: Mara Salvatrucha, pandilla Barrio 18» porque «en El Salvador están prohibidos esos símbolos. No se pueden tener en ningún lado, ni como grafitis, ni en la casa, ni en la puerta, ni en la tumba».
Dicho esto, el presidente de El Salvador estableció una comparación sorprendente: «Veamos el caso de Alemania», dijo: «me parece excelente lo que hicieron, pero como dije una vez, si queremos ser como los países desarrollados tenemos que hacer lo que ellos han hecho y no lo que ellos nos dicen que hagamos» .
De este modo, desarrollo su versión de la historia y de la Segunda Guerra Mundial. «Para desnazificar Alemania se implementaron varias estrategias fuertes que siguen vigentes. Una de ellas es que no se puede tener una esvástica, ni ninguna simbología nazi. Están prohibidos» aunque se permiten en «Estados Unidos, El Salvador, Guatemala... porque nosotros nunca tuvimos el problema del nazismo». Dicho esto, aclara «a mi, me ofende una esvástica».

En Alemania

Con esa explicación justifica «no tenemos que estar tan activamente persiguiendo una esvástica». De vuelta con lo que sucedió en Alemania, añade: «No sólo las prohibieron (las esvásticas) en papel, fueron a destruir toda la simbología nazi que había en el país, edificios públicos, estampillas, cartas, papel membretado, rótulos, banderas, vehículos. Todo, incluyendo las tumbas.»
El político que impuso el bidcom como moneda de uso corriente en El Salvador y siente las redes sociales como su mejor aliada, continuó con su explicación en un vídeo de poco más de cuatro minutos. «Para romper algo que estaba tan unido a la sociedad, no solo bastaba con capturar a los líderes de los nazis y matarlos, como hicieron ellos, había que borrar toda la ideología nazi de la sociedad» .
Conluído su personal repaso histórico, Bukele, que el jueves tuvo un cruce de acusaciones con el presidente de Colombia por el trato dado a los presos en las prisiones, continuó con el paralelismo. «Hemos tenido un problema similar (al nazismo) con las pandillas» que «no sólo han hecho mucho daño, como los nazis, han sido despiadados como los nazis, crueles como los nazis» y «están en todos lados, hasta en los cementerios.»

Temas

Comentarios
tracking