Fundado en 1910

24 de julio de 2024

El presidente de Argentina, Alberto Fernández (Iz), saluda al nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, luego de prestar juramento

El presidente de Argentina, Alberto Fernández (Iz) y Sergio Massa, candidato presidencial del peronismoLuis Robayo / AFP

Elecciones de Argentina

Radiografía de la debacle económica de Argentina de la mano de Massa y el peronismo

Con una inflación del 124,4 % interanual y una devaluación anual de la moneda del 118 % Argentina está en una profunda crisis

«Voy a ser el presidente que derrote a la inflación», prometió Sergio Massa, el ministro de economía y candidato peronista a la Casa Rosada, olvidando que bajo su gestión los precios de los productos crecieron un 124,4 % en lo que del año.

Massa, que no es economista sino abogado, fue la apuesta del presidente Alberto Fernández para bajar la tensión entre las distintas corrientes dentro del gobierno peronista, y entre el propio mandatario y su vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El candidato de la continuidad peronista y kirchnerista se enfrenta a una debacle económica bajo su plena responsabilidad. El candidato opositor Javier Milei culpó de la situación «modelo de la casta», que «cree que donde hay una necesidad, hay un derecho. El problema es que las necesidades son infinitas, los derechos hay que pagarlos y los recursos son finitos. Para un economista de verdad, eso no es difícil de entender» señaló durante el debate presidencial.

«Argentina lleva cien años de decadencia. Fuimos una de las economías más libres del mundo y hoy estamos en el puesto 130 del ranking. La pobreza es del 45 %, la indigencia roza el 10% y tenemos un alto riesgo de hiperinflación» fustigó Milei a Massa durante el cara a cara.

Ante el panorama inflacionario, Argentina, al igual que muchos otros países, viene apelando al alza de las tasas de interés, incluso desde antes de la llegada de Massa. Sin embargo, junto con la última devaluación hubo un fuerte ajuste: del 97 % pasó al 118 % anual en un intento de contener la cotización del dólar, otra variable apremiante en el país.

En respuesta, Massa señaló que «lo que tenemos que hacer es recuperar la potencia exportadora y construir un fondo de reserva para pagar al Fondo Monetario Internacional y que se vaya de una vez de Argentina».

Precisamente, el peronista suele justificar su incapacidad de gestión a los condicionamientos el FMI, como cuando señaló que se vio obligado a la «actualización del tipo de cambio» para acceder a nuevos desembolsos porque «desde 2021 hasta ahora traíamos un retraso cambiario de casi 19 puntos y medio».

El déficit fiscal acumulado hasta septiembre ronda el 1,4 % del PIB y las reservas del Banco Central son negativas, de unos -10.700 millones de dólares

El 3 de agosto de 2022, día en que Massa llegó al Ministerio, el llamado dólar blue, que se vende en el mercado paralelo, se cotizaba a 298 pesos argentinos. Un año después llegaba casi al doble, a 570 y a finales de noviembre ya alcanzaba los 740 pesos por un dólar.

Por otro lado, uno de los pocos logros que intenta vender Massa es la subida de los salarios que aumentaron un 108,7 % interanual a junio 2023, pero tal aumento quedó eclipsado por un aumento de los precios de 115,6 % durante el mismo período.

En este escenario votarán los argentinos, quienes pese a tener una tasa de desempleo del 6,2 % -la menor desde 2015-, cobran salarios erosionados por la inflación, lo que explica que, incluso con trabajo, muchos formen parte del 40,1 % de la población que vive en pobreza.

Comentarios
tracking