Fundado en 1910

24 de mayo de 2024

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el primer ministro belga, Alexander De Croo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el primer ministro belga, Alexander De CrooDPA vía Europa Press

Hamás agradece la «postura clara y audaz» de Sánchez y aviva la crisis con Israel

El grupo islamista ha extendido su agradecimiento al primer ministro belga, Alexander De Croo

La crisis diplomática entre Israel y España se volvió efectiva ayer cuando el país hebreo consideró que el discurso de Pedro Sánchez en Egipto era un apoyo implícito a Hamás. La visita a Tel Aviv del presidente del Gobierno español no había empezado bien, con un tenso encuentro con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y acabó aún peor con las relaciones entre ambos países en la cuerda floja.
Hamás no ha dejado pasar esta oportunidad y ha aprovechado el caos diplomático para echar más leña al fuego agradeciendo la postura del presidente de España y del primer ministro belga, Alexander De Croo, quienes ayer criticaron el alto número de víctimas civiles gazatíes en la guerra entre Israel y el grupo terrorista en la Franja de Gaza.
«Apreciamos la postura clara y audaz del primer ministro belga, Alexander De Croo, que afirmó su rechazo a la destrucción de Gaza y al asesinato de civiles; y del español Pedro Sánchez, que condenó las matanzas indiscriminadas del Estado ocupante contra civiles en la Franja, y apuntó la posibilidad de que su país reconozca unilateralmente el Estado palestino, si la Unión Europea no da este paso», afirmó Hamás en un comunicado, recogido por la agencia Efe.
Las declaraciones de ambos líderes europeos que, además representan la presidencia rotario del Consejo de la Unión Europea en ejercicio y al país que la va a ocupar a partir del 1 de enero, no sólo se limitó a exigir a Israel un «alto el fuego permanente», sino que Sánchez anunció que reconocería el Estado de Palestina, al margen de la decisión que se tome desde Bruselas.
En un momento crítico para Israel, que estaba en plena operación para la liberación de 13 rehenes en manos de Hamás, por el paso de Rafah, el presidente, desde esa misma localización, prorrumpió: «Reiteré el derecho de Israel a defenderse pero dentro de los parámetros y limitaciones impuestos por el Derecho internacional humanitario. Y no está siendo el caso. La matanza indiscriminada de inocentes civiles, incluidos miles de niños y niñas es completamente inaceptable».
Israel ha interpretado estas palabras como un «apoyo al terrorismo», ante lo que el ministro de Exteriores israelí, Eli Cohen, aseguró que «después de la pausa, reanudaremos la operación de combate hasta que el dominio de Hamás en la Franja de Gaza sea eliminado y todos los rehenes sean liberados». Una dura reprimenda que vino acompañada del anuncio de que el país hebreo había convocado a la embajadora española en Tel Aviv, Ana María Salomón Pérez, para «una dura conversación».
La visita de Sánchez al Estado judío ya se preveía de alto voltaje, tras las publicaciones en la prensa israelí que acusaban a varios ministros del Gobierno español de «antiisraelies». En concreto hacían referencia a Sira Rego, titular de la cartera de Juventud e Infancia y a Ernest Urtasun, de Cultura, que votaron en contra de una resolución en el Parlamento Europeo que condenaba los ataques terroristas de Hamás en Israel.
La Moncloa, por su parte, ha respondido de igual forma y ha convocado a la embajadora de Israel en España, Rodica Radian-Gordon, según aseguró ayer el propio ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, para que dé «explicaciones» por las «inaceptables y falsas» acusaciones del Gobierno israelí contra el jefe del Ejecutivo.
«Son especialmente graves porque además se trata del presidente del Gobierno, que tiene la Presidencia de la Unión Europea, y del primer ministro, que representa al país que la va a tener a partir del 1 de enero, que es Bélgica», señaló ayer Albares en declaraciones al Telediario de TVE.
En Bélgica, aunque el revuelo, al menos a nivel mediático parece ser menor, el primer ministro del país se ha reafirmado en sus palabras y ha instado a Netanyahu a leer las palabras que pronunció en el paso fronterizo de Rafah. «A eso me atengo. No más víctimas civiles», ha insistido en una publicación, a través de su cuenta de X.
De Croo ha recordado que su país ha condenado del modo más firme las acciones de Hamás y defendido que Israel tiene el derecho a perseguir a los terroristas». Ante las acusaciones del Estado judío, Bélgica ha seguido el modus operandi español y ha respondido también convocando a la embajadora de Israel en Bélgica, Idit Rosenweig-Abu, «para aclarar la situación».
Comentarios
tracking