Fundado en 1910

18 de abril de 2024

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la entrevista en RTVE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la entrevista en RTVERTVE

Las declaraciones de Sánchez que han motivado la retirada de la embajadora de Israel en España

Durante su entrevista en RTVE el presidente del Gobierno ha manifestado tener dudas de que Israel esté respetando el Derecho Internacional Humanitario

Pedro Sánchez ha vuelto a enfadar a Israel, pero esta vez las autoridades israelíes han respondido con acciones diplomáticas. Por un lado han retirado a su embajadora en España, Rodica Radian-Gordon, para que regrese a consultas a Jerusalén, y, por otro, han anunciado que llamarán para «una reprimenda» a la embajadora española en Tel Aviv, Ana María Salomón Pérez.
El motivo de la reacción de Israel fueron las declaraciones que el presidente del Gobierno hizo sobre el transcurso del conflicto con Hamás durante una entrevista este jueves en RTVE. Sánchez empezó criticando las acciones de Hamás pero terminó señalando a Israel.
«Lo que hizo Hamás en Israel es absolutamente deleznable, execrable (...) y cuenta con nuestra condena y nuestra repulsa (...) pero con la misma convicción tenemos también que decirle a Israel que tiene que sostener sus acciones en base al Derecho Internacional Humanitario», dijo Sánchez.
El presidente, además, señaló directamente a las autoridades israelíes en su respuesta asegurando que «con las imágenes que estamos viendo y el número creciente, sobre todo de niños y niñas, que están muriendo, tengo francas dudas de que estén cumpliendo con ese Derecho Internacional Humanitario».

Las acciones diplomáticas de Israel

Era de esperar que las palabras de Pedro Sánchez en RTVE no gustasen a las autoridades israelíes. Horas después de que se produjeran, el ministro de Exteriores israelí, Eli Cohen, llamó a consultas a la embajadora de Israel en España. Además compartía su enfado a través de su cuenta de X (antes Twitter) con un mensaje en el que tachaba de «escandalosas» las declaraciones de Pedro Sánchez.
«Tras las escandalosas declaraciones del Presidente del Gobierno español, que una vez más repitió acusaciones infundadas, decidí convocar a nuestro embajador en España para consultas en Jerusalén», escribió Cohen al mismo tiempo que defendió una vez más que Israel está actuando en el conflicto de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario.
«Israel está actuando y seguirá actuando de acuerdo con el derecho internacional y continuará la guerra hasta que todos los rehenes sean devueltos y Hamás sea eliminado de Gaza. Una sola entidad es responsable de la masacre del 7 de octubre y de la situación actual en la Franja de Gaza: la organización terrorista Hamás», zanjó el ministro de Exteriores de Israel.
Por otro lado, también está el anuncio de Israel sobre la llamada para una «reprimenda» a la embajadora española en Tel Aviv, Ana Salomón Pérez; también a raíz de las declaraciones de Sánchez en las que criticó la ofensiva de Israel sobre Gaza y el nivel de devastación en el enclave.

Sánchez tensa la relación con Netanyahu

Desde que Pedro Sánchez se posicionó a favor de la causa palestina en la guerra de Israel, las relaciones entre España e Israel no pasan por su mejor momento. La reacción del Gobierno no gustó a las autoridades israelíes ni siquiera cuando Sánchez no firmó una postura clara el pasado 7 de octubre, manteniéndose al margen de sus socios de coalición. Entonces el Gobierno permanecía todavía en funciones.
Otro momento delicado que hizo enfadar a Israel tuvo lugar durante la gira de Sánchez por Oriente Medio, en la que se reunió con Benjamin Netanyahu. Durante aquel encuentro quiso dar lecciones al primer ministro israelí sobre cómo combatir al terrorismo. La respuesta de Netanyahu fue demoledora.
Primer ministro belga, Alexander De Croo, Primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Primer ministro belga, Alexander De Croo, Primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Durante la misma gira, tras esa reunión en la que Netanyahu respondió a Sánchez con contundencia, el presidente del Gobierno continuó el viaje en Egipto. Allí, en Rafah, ciudad que comparte frontera con el sur de Gaza, Sánchez hizo otras polémicas declaraciones en las que aludía a la solución de los dos estados y en las que también ponía en duda la aplicación del Derecho Internacional Humanitario por parte de Israel.
De hecho, el discurso de Sánchez en la frontera con Egipto motivó a Israel a convocar a la embajadora española en Tel Avid para pedir explicaciones por las palabras del presidente español. La respuesta de España fue la misma, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, convocó a la embajadora israelí en España.
Así fue aumentando la tensión en la relación entre España e Israel hasta este jueves, cuando la crisis diplomática ha alcanzado un nuevo nivel tras las declaraciones de Pedro Sánchez y la retirada de la embajadora israelí en España.
Comentarios
tracking