Fundado en 1910

18 de mayo de 2024

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto a su homólogo ucraniano, Volodimir ZelenskiTwitter @EmmanuelMacron

Francia y Ucrania refuerzan su cooperación en seguridad en plena ofensiva rusa

A pesar del aumento en la ayuda, París sigue sin librarse de las críticas por no aportar suficiente y se encuentra en el decimocuarto puesto en la lista de contribuyentes

El pasado viernes 16 de febrero Volodimir Zelenski y Emmanuel Macron rubricaron en París un acuerdo bilateral de seguridad en el cual Francia se compromete a aumentar el apoyo financiero y militar a Ucrania. En línea con los compromisos adquiridos por Francia en los últimos meses, se proveerá a Ucrania de hasta 3.000 millones de euros en ayuda adicional este año, la cantidad más alta desde que comenzó la guerra.
En la conferencia de prensa conjunta que siguió a la firma del acuerdo, Macron ratificó que el compromiso de Francia «no flaqueará» pues están decididos a «hacer fracasar la guerra de agresión de Rusia». Además del envío y financiación conjunta de armas, incluyendo cañones César, misiles de largo alcance Scalp, bombas ASSM y proyectiles de 155mm, se confirmó también la creación de un nuevo programa de formación de pilotos militares ucranianos en Cazaux, en la región de las Landas, donde éstos aprenderán a manejar los conocidos F-16 enviados a Ucrania. También se hizo hincapié en la complementariedad de este acuerdo con los firmados por Zelenski en Londres y Berlín, en los cuales el objetivo último es el mismo: «proporcionar una asistencia integral a Ucrania para restaurar su integridad territorial dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente».
La complicidad entre ambos líderes fue la nota dominante de la comparecencia. Macron, que recibió a Zelenski con un afectuoso «querido Volodimir», insistió de nuevo en el apoyo francés al ingreso de Ucrania en la Unión Europea y la OTAN calificándolo de «muy útil» para la paz y la estabilidad en Europa. Zelenski, por su parte, agradeció la ayuda de Francia y extendió una invitación a Macron para visitarlo en Kiev, a donde el presidente francés prometió que viajaría «antes de mitad de marzo». Sin embargo, la presentación del acuerdo estuvo marcada por la muerte del opositor ruso Alexéi Navalni, que salió a la luz ese mismo día.
Macron subrayó que este hecho «es un recordatorio de la realidad del régimen del Kremlin y de su endurecimiento». Algo más contundente estuvo Zelenski en su reacción a la noticia, asegurando que «demuestra que Putin es un asesino que va a volver a ser presidente», en referencia a las elecciones que se celebrarán entre los próximos 15 y 17 de marzo, en las que no existe un opositor real tras el rechazo de la candidatura de Boris Nadezhdin por parte de la comisión electoral.
Por si fuera poco, un día después de la firma del acuerdo, Ucrania anunció la retirada de sus fuerzas de Avdivka, una ciudad de gran valor estratégico en el óblast de Donetsk. La intensificación de la ofensiva rusa en diferentes frentes preocupa mucho en Kiev y en París. De hecho, durante la rueda de prensa del mismo viernes, Macron denunció el «cambio de postura» ruso, citando una nueva oleada de ciberataques y las sospechas sobre un despliegue de armas nucleares en el espacio, para las que exigió una respuesta colectiva por parte de los países europeos.
A pesar del aumento en la ayuda a Ucrania, Francia sigue sin librarse de las críticas por no aportar suficiente. Según datos del Instituto Kiel en Alemania, Francia se encuentra en el decimocuarto puesto en la lista de contribuyentes a Ucrania con un total de 1.800 millones de euros asignados, muy por detrás de quienes encabezan la lista: EE.UU. (67.700 millones), Alemania (22.000 millones), y Reino Unido (15.661 millones). Desde Berlín, la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, exigió que los países miembros de la UE dieran una visión lo más precisa posible de su contribución, con París en su punto de mira. La tensión va en aumento ante el temor de la disminución o incluso el fin de la ayuda estadounidense.
Desde hace semanas, los representantes republicanos en el Congreso bloquean una ayuda de 60.000 millones de dólares a Kiev, que sería clave pare hacer frente a la ofensiva rusa. En este contexto, y ante una eventual victoria de Trump en las elecciones presidenciales de noviembre, la gira diplomática de Zelenski resulta crucial para tratar de buscar nuevos apoyos que permitan a Ucrania seguir defendiéndose. Sin embargo, si EE.UU. retira definitivamente su ayuda, cuesta creer que el presidente ucraniano pueda convencer al resto de países para cubrir el agujero. Las cifras hablan por sí solas.
Comentarios
tracking