Fundado en 1910

18 de abril de 2024

El primer ministro armenio Nikol Pashinian junto con el presidente francés Emmanuel Macron, que se ha convertido en su nuevo aliado de referencia

El primer ministro armenio Nikol Pashinian junto con el presidente francés Emmanuel Macron, que se ha convertido en su nuevo aliado de referenciaAFP

Armenia congela su participación en la «OTAN rusa» por la falta de ayuda de Moscú en la guerra con Azerbaiyán

Armenia se aleja definitivamente de Rusia y mira a occidente a la búsqueda de seguridad frente a las agresiones de Azerbaiyán

Armenia ha dicho basta al chantaje de Moscú y su actitud neocolonial hacia los territorios que un día formaron parte de la esfera soviética y ha decidido congelar su participación en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC).
La OTSC –de la que forman parte Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayuikistán– sería la respuesta rusa a la OTAN, aunque su eficiencia se ha mostrado prácticamente nula, toda vez que el Kremlin se sirve de ella para extender sus tentáculos de poder a lo largo del espacio postsoviético.
La gota que ha colmado el vaso fue el asalto final de Azerbaiyán al enclave ucraniano de Nagorno Karabaj en septiembre de 2003.
En tan solo unos días, las defensas armenias en el enclave colapsaron y las fuerzas de Azerbaiyán ocuparon la totalidad del territorio causando un éxodo de 120.000 armenios, casi toda la población del territorio, en un proceso definido de limpieza étnica.
El problema reside en que la seguridad del territorio estaba garantizada desde 2020 por tropas rusas, después de que gran parte del territorio de Nagorno Karabaj fuera conquistado por Azerbaiyán.
Supuestamente, las tropas rusas deberían garantizar la seguridad de la población armenia y el alto el fuego en el territorio.
Sin embargo, los azeríes bloquearon el corredor de Lachin, el cordón umbilical que conectaba Nagorno Karabaj con Armenia, dejando durante meses a la población local aislada, bloqueada y sin suministros.
Durante todos esos meses, las tropas rusas permanecieron inactivas pese a las constantes peticiones del gobierno armenio para que pusieran fin al bloqueo.
Posteriormente, durante la operación de Azerbaiyán de septiembre de 2023, las fuerzas rusas permanecieron igualmente impasibles ante el avance azerí y se limitaron a garantizar su propia seguridad.
El alejamiento de Armenia de la OTSC ha sido constante desde 2020 y, en paralelo, se ha acercado a occidente. En concreto, a Francia, país que ha proporcionado armas a Armenia en los últimos años. En enero de 2023 se negó a acoger en territorio armenio los ejercicios militares de la OTSC Fraternidad Indestructible.
En mayo de 2023 el presidente armenio Nikol Pashinián tildó la organización de «incompetente».
En noviembre de 2023 Pashinián anunció que Armenia no participaría en la Cumbre de Minsk de la OTSC porque «la OTSC no cumplió sus objetivos con respecto a Armenia en 2021 y 2022».
El último desafío se produjo a comienzos de este mes de febrero, cuando Armenia se unió a la Corte Penal Internacional, momento a partir del cual las autoridades del país están obligadas a detener a Vladimir Putin si pisa su territorio.
Ahora, en declaraciones a France 24, el primer ministro armenio anunció que «hemos congelado nuestra participación en esta organización».
Comentarios
tracking