Fundado en 1910

20 de abril de 2024

André Ventura, del partido Chega, podría tener la llave de un futuro gobierno de derecha en Portugal

André Ventura, del partido Chega, podría tener la llave de un futuro gobierno de derecha en PortugalAFP

La derecha comienza la campaña electoral portuguesa disparada en las encuestas

Las próximas elecciones portuguesas abrirán las puertas del gobierno a una probable coalición de gobierno que pondrá fin a casi una década de gobierno socialista

La derecha portuguesa ha empezado con buen pie la campaña electoral de cara a las legislativas del próximo 10 de marzo de donde saldrá el nuevo primer ministro que sustituirá al socialista António Costa.
La coalición Aliança Democrática, de centro-derecha aspira a hacerse con la victoria con el 35 % de los votos, según una encuesta de CESOP-UCP recogida por Europe Elects.
La coalición, encabezada por Luís Montenegro, está formada por el Partido Social Demócrata –vinculado con el Partido Popular español pese a su nombre– el Centro Democrático Social y el Partido Popular Monárquico.
Con todo, la victoria electoral no será suficiente para que Montenegro forme gobierno. Deberá pactar con Chega, el partido de derecha patriótica encabezado por el experiodista deportivo André Ventura.
El partido obtendría un 17 % de los votos tras un espectacular crecimiento desde el 7 % obtenido en las elecciones de 2022.
La izquierda, por su parte, experimentará un pronunciado descenso de apoyo electoral. El ahora gobernante Partido Socialista, obtuvo el 43 % de los votos en 2022, sufrirá una pronunciada caída hasta el 29 % de respaldo.
Ese resultado supondría un estrepitoso fracaso del sucesor de Costa, Pedro Nuno Santos, un radical de izquierda que ha sustentado su candidatura en mensajes populistas, enfrentamiento directo a la derecha y polarización.
Con todo, la carrera por dominar la Asamblea de la República, sede del Parlamento, no ha hecho más que empezar.
Pedro Nuno Santos, convencido de que, pese a las encuestas, cuenta con serias posibilidades para retener el gobierno para los socialistas, inauguró su campaña en Oporto, donde pidió el voto para lograr «una victoria que detenga el avance de la derecha».
Montenegro, por su parte, inició su campaña en Bragança, donde expresó su convencimiento de que la coalición de derechas que encabeza obtendrá una «gran victoria».
Comentarios
tracking