Fundado en 1910

20 de mayo de 2024

Tanques del Ejército israelí se mueven en un área a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza en el sur de Israel

Tanques del Ejército israelí se mueven en un área a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza en el sur de IsraelAFP

Biden vuelve arremeter contra la estrategia militar de Netanyahu en Gaza: «Comete un error»

Pese a las advertencias internacionales, Netanyahu afirma estar decidido a lanzar una ofensiva terrestre sobre la ciudad de Rafah

Las tensiones entre Israel y Estados Unidos aumentan a medida que el país hebreo avanza en su ofensiva militar en la Franja de Gaza. Ayer, el presidente estadounidense, Joe Biden, volvió a arremeter contra la estrategia militar del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. «Creo que comete un error en lo que hace. No estoy de acuerdo con su punto de vista», declaró Biden al responder a una pregunta sobre cómo estaba manejando su aliado el conflicto en el territorio palestino.
El demócrata ya tildó, anteriormente, los bombardeos de Israel en Gaza de «indiscriminados» y sus acciones militares de «exageradas». La semana pasada y tras la muerte de siete cooperantes humanitarios, uno de ellos con doble nacionalidad canadiense y estadounidense, de la organización del chef español José Andrés World Central Kitchen, Biden mantuvo una tensa conversación con Netanyahu, que consiguió arrancar ciertas concesiones a Israel.
Entre las medidas que adoptó Tel Aviv, se encuentra la apertura de nuevos pasos fronterizos con Gaza para facilitar la entrada de más ayuda humanitaria. «Pido simplemente que los israelíes acuerden a un alto el fuego, que permitan durante las próximas seis, ocho semanas, el acceso total a todos los alimentos y medicinas que entren» en Gaza, declaró Biden en una entrevista con la televisión estadounidense en español Univisión.
El ataque militar de Israel a Gaza, ha sido objeto de crecientes críticas internacionales. A nivel nacional, Biden también ha enfrentado meses de protestas de activistas contra la guerra, musulmanes y árabes estadounidenses de todo el país, que han exigido un alto el fuego permanente en Gaza y restricciones a la asistencia militar estadounidense a Israel.
Pese a las advertencias internacionales, Netanyahu afirma estar decidido a lanzar una ofensiva terrestre sobre la ciudad de Rafah, que califica como el último bastión de Hamás en la Franja de Gaza.
Esta ciudad fronteriza con Egipto alberga, según la ONU, cerca de un millón y medio de personas, la mayoría desplazadas, y se teme un gran número de víctimas en caso de una ofensiva terrestre israelí. Israel anunció el domingo la salida de sus tropas de la ciudad vecina de Jan Yunis, destruida tras meses de combates.
Estados Unidos, sin embargo, ha afirmado desconocer la fecha elegida por Netanyahu, para invadir Rafah. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reiteró la oposición de su país a un operativo de ese tipo.
«No, no tenemos una fecha para ninguna operación en Rafah que nos hayan comunicado los israelíes», aseguró el jefe de la diplomacia estadounidense.
El secretario de Estado afirmó, por contra, que existe «una conversación en curso con Israel» sobre sus planes de atacar Rafah y recordó que el presidente estadounidense «ha sido muy claro acerca de sus profundas preocupaciones sobre la capacidad de Israel para poner a los civiles fuera de peligro».
Blinken puso en cuestión que el Ejército israelí pueda llevar a cabo una invasión en Rafah sin causar «daño real a los civiles, a los niños, a las mujeres y a los hombres» que se refugian en esa ciudad.
Reiteró que Estados Unidos está comprometido en lograr la derrota de Hamás, para que no siga controlando la Franja de Gaza, pero subrayó que la forma en que Israel conduce sus operativos «importa».
Comentarios
tracking