Fundado en 1910

18 de mayo de 2024

Fuerzas ucranianas en Zaporiyia

Fuerzas ucranianas en ZaporiyiaAFP

Rusia podría derrotar a Ucrania en 2024 y situar a la OTAN ante un abismo

Una Rusia victoriosa en Ucrania podría plantear una invasión de Polonia y los Estados bálticos desde una posición de ventaja frente a la OTAN

Ucrania se enfrenta a una semana de vital importancia. A la presión en el frente, donde Rusia se dispone a asaltar la localidad de Chasiv Yar, en Donetsk, se le suma la presión en el ámbito diplomático.
Este viernes la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos votará una nueva propuesta de su presidente Mike Johnson de ayuda a Israel. La gran incógnita es si la propuesta incluirá también la esperada ayuda militar a Ucrania.
El visto bueno de la Casa Blanca al proyecto de Johnson hace pensar que sí responde a las necesidades de defensa de Ucrania, lo que permitiría a Kiev asentar el frente y frustrar los planes de ofensiva rusos a corto plazo.
La otra incógnita es si los republicanos votarán en bloque y rechazarán el plan, como reclaman los representantes alineados con Donald Trump, o si habrá cisma en las filas republicanas, lo que permitiría sacar el plan adelante con el apoyo de los demócratas.
La votación de este viernes tal vez sea la última oportunidad para Ucrania. El presidente Zelenski aseguró que ya han agotado las municiones de artillería y es cuestión de tiempo que las líneas de defensa se rompan.
Los planes del Kremlin pasan por una gran ofensiva en Donetsk y en Jarkov, culminar la conquista del Donbás y sumar a los territorios anexionados la región de Jarkov y seguir avanzando hacia el oeste para conquistar la mayor parte de territorio ucraniano posible.
Según el excomandante del Comando de Fuerzas Conjuntas del Reino Unido, general Sir Richard Barrons, en declaraciones a la BBC, Ucrania podría perder la guerra este mismo año.
No solo por una cuestión de falta de municiones, sino también por una cuestión psicológica: «Ucrania podría llegar a convencerse de que no puede ganar. Cuando lleguen a ese punto, ¿para qué van a seguir luchando y muriendo?».
El momento crítico, apunta, se dará este verano, cuando «esperamos ver una gran ofensiva rusa».
De la misma opinión es el exasesor del general David Petraeus, exdirector de la CIA, Fredrick W. Kagan, quien en un análisis publicado en el Institute for the Study of War (ISW), afirmó que Estados Unidos tiene dos opciones: o aprueba rápidamente la ayuda militar a Ucrania o permite que los rusos derroten al ejército ucraniano.
Si la ayuda se aprueba, los ucranianos lograrán estabilizar las líneas del frente y devolver la situación al punto de partida, con una Rusia que deberá exponerse a un nuevo agotamiento de sus fuerzas ofensivas y prepararse para una contraofensiva ucraniana, seguramente ya en 2025.
Por el contrario, si el fin de la asistencia estadounidense a Ucrania es definitiva, las tropas rusas derrotarán al Ejército ucraniano y los rusos «avanzarán hacia las fronteras de la OTAN desde el mar Negro hasta el centro de Polonia».
Afirma Kagan que si Rusia resulta victoriosa en Ucrania «los riesgos de un ataque ruso contra la OTAN en un futuro próximo aumentarían dramáticamente».
Además, advirtió que, si tras Ucrania las fuerzas rusas se abalanzan sobre los países bálticos, podrían resultar victoriosas.
«La victoria rusa en Ucrania tendría consecuencias devastadoras para la defensa de la OTAN». «El futuro de la OTAN está vinculado al de Ucrania», aseguró.
Las tropas de la OTAN, «inexpertas en librar guerras mecanizadas modernas, tendrán que enfrentar a un Ejército ruso curtido en la batalla y envalentonado por su victoria en Ucrania».
El Ejército ruso «podrá preparar planes de campaña para un ataque contra Polonia y los Estados bálticos sin preocuparse de su retaguardia».
Los rusos «darían prioridad a anexionar el corredor de Suwalki y comunicar el noroeste de Bielorrusia y el enclave ruso de Kaliningrado».
La OTAN no podría entonces abastecer a los Estados bálticos y «tropas rusas blindadas y aerotransportadas se apoderarán de los Estados bálticos».
Por el contrario, «el éxito de Ucrania, incluso si Ucrania simplemente mantiene las líneas del frente aproximadamente donde están ahora, haría que un ataque ruso exitoso contra Polonia o Estados Unidos fuera mucho más difícil y arriesgado».
Una victoria ucraniana «fortalecería la capacidad de la OTAN para disuadir y defenderse contra futuras agresiones rusas».
En caso de resistir y doblegar a las fuerzas rusas, «Ucrania desplegará sus fuerzas a lo largo de sus fronteras con Rusia y Bielorrusia para disuadir y defenderse contra futuras agresiones».
Comentarios
tracking