Fundado en 1910

19 de mayo de 2024

Un tanque en la frontera sur de Israel con la Franja de Gaza

Un tanque en la frontera sur de Israel con la Franja de GazaAFP

Israel consigue el visto bueno de EE.UU. para la invasión de Rafah a cambio de un ataque limitado contra Irán

Washington ha pasado de calificar la ofensiva en el sur de Gaza como una «línea roja» a dar luz verde a los planes israelíes, tras la promesa del Gobierno de Benjamin Netanyahu de que no realizará una operación militar a gran escala contra Teherán

Israel ha conseguido transformar el ataque sin precedentes de Irán de este fin de semana en una gran victoria, tanto a nivel militar como diplomático. El Gobierno de Benjamin Netanyahu ha visto cómo se ha abierto una ventana de oportunidad y ha sabido aprovechar el momento para conseguir el respaldo de la Administración de Joe Biden a su polémica invasión de la sureña ciudad de Rafah, en la Franja de Gaza. Occidente y, sobre todo, Estados Unidos y Reino Unido se han volcado en la defensa del país hebreo, dejando a un lado las críticas contra el Estado judío por su ofensiva militar en la Franja, que ha acabado con la vida de más de 33.000 personas –según datos del Ministerio de Salud de Hamás– en estos seis meses que dura la guerra.
La andanada de misiles y drones de la República Islámica ha conseguido silenciar las críticas, cada vez más públicas, contra el Gobierno de Netanyahu. Nuevamente, los países aliados han cerrado filas en torno a Israel y han condenado las acciones de Teherán. El país hebreo ha asegurado que responderá, mientras que, desde las capitales aliadas, la palabra que más se ha repetido estos últimos días ha sido «contención». Ayer, los ministros de Exteriores de Alemania y Reino Unido, Annalena Baerbock y David Cameron respectivamente, se reunieron con el primer ministro israelí para discutir la sensible situación en la región.
Netanyahu escuchó atentamente sus preocupaciones y peticiones a la moderación, pero la respuesta fue clara. «Tienen todo tipo de sugerencias y consejos, y lo agradezco. Pero quiero aclarar que nosotros mismos tomaremos las decisiones y el Estado de Israel hará todo lo que resulte necesario para defenderse», aseveró el mandatario israelí, que desde que empezó la guerra en Gaza ha hecho caso omiso a los consejos de los países aliados. A pesar del golpe que ha supuesto el histórico ataque de Irán, Israel ha conseguido que Estados Unidos aprueba la invasión de Rafah a cambio de que el país hebreo se abstenga de realizar una operación militar a gran escala contra la República Islámica, según ha revelado el medio qatarí Al Araby Al Jadeed.
Biden aseguró, el pasado mes de marzo, que la invasión de esta sureña ciudad de Gaza suponía cruzar una «línea roja» y que Israel no contaba con el respaldo de Washington. La ofensiva iraní ha provocado un cambio radical en el paradigma de seguridad en Oriente Medio y el miedo a una escalada regional ha virado de la situación en Gaza al país persa. El cruce de amenazas entre Tel Aviv y Teherán, este último ha insistido en que un ataque israelí será respondido con más fuerza, hace temer un conflicto directo entre ambos países. Estados Unidos ha preferido ceder a la operación militar en Rafah y contener así la respuesta israelí contra Irán que, además, se espera para después de la festividad judía del Pásaj, que comienza el próximo 22 de abril hasta el 30 de este mismo mes.
A principios de este mes, en un movimiento aparentemente inesperado, El Ejército israelí anunció la retirada de casi todas sus tropas del sur de Gaza, afirmando que ya habían conseguido desmantelar toda la infraestructura militar de Hamás en Jan Yunis. La población gazatí respiró aliviada, sin embargo, Tel Aviv explicó que la retirada respondía a un movimiento de carácter táctico para la reorganización de sus tropas. Israel mantenía su intención de llegar hasta el final en el enclave palestino, siendo Rafah, el último bastión de la milicia palestina y donde la Inteligencia israelí cree que se refugian los líderes de Hamás en Gaza junto con los 133 rehenes.
Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han esbozado ya el plan para entrar en la ciudad fronteriza con Egipto, que constaría de dos fases, según ha podido saber la cadena de televisión israelí Canal 12. En una primera etapa, las FDI se centrarían en la evacuación de la población. Se calcula que al menos 1,2 millones de personas se refugian en Rafah. Varias organizaciones de derechos humanos han apuntado a que un traslado de esta magnitud es prácticamente imposible. Para esta titánica tarea, el Gobierno de Netanyahu habría comprado 40.000 tiendas de campaña con capacidad para 12 personas cada una, es decir, podría acomodar a 480.000 palestinos.
Una vez completada la evacuación, las tropas israelíes entrarán en Rafah, en una ofensiva que podría durar entre dos a tres semanas, apuntan medios locales. A pesar de que aún no se ha concretado el momento exacto de la ofensiva militar israelí, las FDI bombardearon el sur de enclave durante la madrugada de este jueves, en lo que se vislumbra como un preámbulo a la entrada de los soldados israelíes, a la vez que se han desplegado soldados y armamento en la frontera con Gaza. La diplomacia sigue estancada y las conversaciones para un alto el fuego en el enclave y la liberación de los rehenes israelíes continúa sin avances.
Comentarios
tracking