Fundado en 1910

21 de julio de 2024

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro y la primera dama Cilia Flores

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro y la primera dama Cilia FloresAFP

La UE alivia las sanciones a Venezuela de cara a las elecciones mientras el régimen censura a la oposición

La decisión del Consejo choca con la moción aprobada en el Parlamento en febrero contra la inhabilitación de María Corina Machado

La Unión Europea ha querido tener un «gesto» con Venezuela de cara a las elecciones del próximo verano. Así lo definió el portavoz comunitario de Exteriores de la Comisión Europea, Peter Stano, quien tuvo que salir a explicar la decisión tomada en la jornada del lunes de aliviar las sanciones impuestas a Venezuela.

El Consejo de la Unión Europea decidió suspender temporalmente las restricciones de viaje que tenía impuestas el presidente del Consejo Nacional Electoral, Elvis Amoroso, y otros tres miembros de la institución, para que puedan celebrarse así unas elecciones «inclusivas y competitivas». La decisión, sin embargo, contrasta con la que tomó en su día el régimen de Maduro para inhabilitar a la candidata de la oposición, María Corina Machado, demostrando que no iban a ser precisamente unas elecciones «inclusivas y competitivas».

La segunda medida que tomó este lunes el Consejo no fue tan positiva para el régimen. Prorrogó de manera excepcional las restricciones impuestas a Venezuela hasta el 10 de enero de 2025, fecha en la que teóricamente debería tomar posesión el presidente electo. Es de sobra sabido quién será –incluso antes de votar–, así que en esa fecha se volverán a alargar las sanciones.

Este «gesto» que ha querido tener Europa con Venezuela no ha gustado ni dentro ni fuera del régimen. El propio beneficiado por la decisión, Elvis Amoroso, considera que es insuficiente ya que la UE solo lo hace para «aparentar ante la opinión pública internacional» y exige el levantamiento de todas las sanciones, no solo la suya.

En el entorno de la oposición tampoco se acogió la medida con buenos ojos. Contrasta, además, con la línea marcada por el Parlamento Europeo, que en el pasado mes de febrero aprobó una moción para censurar la inhabilitación de María Corina Machado que le impedía presentarse a las elecciones.

Venezuela invitó formalmente a la Unión Europea a que acudiera a las elecciones como observador internacional, pero todavía se está estudiando el envío de una misión para el mes de julio. En caso de aceptarlo, supondría un aval para el régimen de Maduro que en Bruselas no se termina de ver con buenos ojos, por mucho que se haya querido tener ese «gesto» a falta de dos meses para las elecciones.

La Unión mantiene las restricciones impuestas a 50 personas que están sancionadas por sus ataques a la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos, entre ellas Nicolás Maduro y Delcy Rodríguez. Ninguna de esas 50 personas pueden entrar en el territorio de los 27, aunque hay excepciones como la que le permitió a la vicepresidenta venezolana acudir a Bruselas el pasado verano para la cumbre UE-CELAC.

Comentarios
tracking