Fundado en 1910

24 de julio de 2024

MontecassinoHermann Tertsch

Mejor sin Von der Leyen

La señora Von der Leyen ha usado la Comisión Europea como si fuera un gobierno central que desde Bruselas gobierna los 27 países de la Unión Europea

Actualizada 04:30

La señora Úrsula von der Leyen, presidente de la Comisión Europea, no quiere hablar del golpe de Estado que perpetra en España quien es su mayor protegido entre los 27 gobernantes en los países miembros de la Unión Europea, Pedro Sánchez. Tan preocupada por supuestas amenazas al Estado de derecho en otros países con gobiernos conservadores, está muy tranquila mientras Sánchez viola la Constitución Española y todas las leyes que le estorban.

La señora Von der Leyen no ha tenido más que elogios al mayor mentiroso y traidor a su palabra y a la ley que recuerda España, el que ha montado un gobierno sobre una mayoría con criminales golpistas y terroristas, que amenaza y acosa a los jueces, a la oposición y a los periodistas.

La señora Von der Leyen es miembro del Partido Popular pero ha sido durante cinco años la mayor y más implacable representante de la deriva izquierdista, intervencionista, socialista y autoritaria de la Unión Europea. Pese a todo ello, el Partido Popular de España ha apoyado una nueva candidatura de Von der Leyen a la presidencia de la Comisión y la ha paseado por España el señor Nuñez Feijoo como si fuera una gran defensora de España cuando ha sido la encubridora de todas las tropelías de Sánchez y su financiador.

La señora Von der Leyen ha abusado del poder que ha tenido tanto durante la pandemia, no solo con unas compras de vacunas sin control ni fiscalización que están investigando diversas fiscalías. Ella ha tenido líos como ministra en Alemania pero las sospechas de corrupción se han disparado después aun más.

La señora Von der Leyen ha usado la Comisión Europea como si fuera un gobierno central que desde Bruselas gobierna los 27 países de la Unión Europea cuando no tiene ninguna competencia para actuar así y es una mera gestora al servicio de las naciones y no una jefa de gobierno autoritario por encima de las naciones que castiga y premia con absoluta arbitrariedad como ha hecho.

La señora Von der Leyen es una notoria estafadora política que consiguió engañar en 2019 al gobierno de Polonia del partido conservador Ley y Justicia para que votara por ella como presidente de la Comisión Europea. El gobierno polaco ordenó a sus parlamentarios votarla. Fueron 26 votos que le dieron una presidencia que sacó solo por 9 votos. Después estuvo cuatro años acosando al gobierno polaco y bloqueado sus fondos hasta lograr con ayuda del gobierno y los medios alemanes acabar con el gobierno conservador de Varsovia.

También pidió el voto a los demás miembros del grupo de Conservadores y Reformistas (ECR) del Parlamento Europeo. Los demás, entre ellos VOX dijeron que no porque la vimos venir.

La señora Von der Leyen sabe que en la votación secreta para su elección habrá muchos incluso de su propio partido que no la votarán porque la conocen. Los eslovenos del PP ni siquiera esconden su NO. Ya está anunciado. Por eso está prometiendo a cambio de sus votos unas cosas a Giorgia Meloni del ECR y las contrarias a los socialistas y los verdes para que la voten. Y para que ella después rompa una vez más la palabra con los conservadores se lance a imponer el Pacto Verde, la Agenda2030 y todo el programa totalitario del globalismo más arrogante y que más desprecia los intereses de las sociedades europeas.

La señora Von der Leyen, su permanencia en la presidenta de la Comisión Europea, sería en realidad un regalo político para todos los que consideramos que las naciones soberanas deben aun enfadarse mucho más con esta deriva globalista y de ingeniería social totalitaria de la Unión Europea. Su prepotencia y clasismo garantiza que las fuerzas soberanistas que no quieren un megaestado centralizado en Europa van a seguir ganando las elecciones en estos próximos años y agudizando las contradicciones internas en el Partido Popular para que se decida de qué lado está.

Pero lo cierto es que el Partido Popular tiene media docena de personalidades que podrían ser presidentes de la Comisión Europea equilibrados, honrados y con la intención de respetar la voluntad mostrada por los europeos en las urnas de poner freno a las locuras legislativas y reguladoras y parar el frenesí del socialismo ecologista con las imposiciones gratuitas y muchas veces inútiles que hacen inmenso daño al sector primario y a las sociedades en general. Por eso, por el bien de reconducir la Unión Europea hacia su salvación que está en muy profundas enmiendas a los disparates perpetrados, haría muy bien el Partido Popular en deshacerse de la señora Von der Leyen y elegir un candidato que no sea conocido por el abuso, la imposición y el engaño.

Comentarios
tracking