29 de junio de 2022

El hidrógeno solo es accesible en establecimientos autorizados

El nitrógeno sólo es accesible en establecimientos autorizados

Motor y conductor

Cuánto cuesta hinchar las ruedas del coche con nitrógeno y para qué sirve

Se trata de una recomendación habitual de talleres y centros de mecánica rápida, una técnica utilizada en la aviación comercial y en la Fórmula 1

Hinchar las ruedas del coche con nitrógeno es una opción que ofrecen habitualmente en talleres de mantenimiento, mecánica y neumáticos. En condiciones normales, los neumáticos se inflan con aire, tal y como hacemos en las gasolineras.
Es algo que deberíamos repetir como mínimo una vez al mes y siempre en frío. Pues cuando los neumáticos se calientan sube también la temperatura del aire interior y con ello varía la presión.

La presión varía la 'pisada'

Al variar la presión cambia también la forma de la pisada del coche. Con la presión alta la banda de rodadura pisa por la zona central, mientas que con la presión baja pisan más los flancos.
Debemos repetir esta operación con el manómetro todos los meses

Debemos repetir esta operación con el manómetro todos los meses

Uno de los principales beneficios del nitrógeno es eliminar casi por completo este efecto. Al mantenerse constante la presión, la pisada es más homogénea en todo momento, así como el desgaste de la goma y el comportamiento. Esto siempre teniendo en cuenta que se trate de un coche de altas prestaciones, pues en un coche normal la variación en el comportamiento va a ser mínimo.

Medir siempre en frío

Para evitar la mala pisada la presión hay que medirla siempre en frío. Es un pequeño truco que no hay que olvidar.
Otras de las grandes ventajas del nitrógeno es que no hay que revisar la presión con tanta frecuencia. Se calcula que dura hasta un 20 % más. Se trata de un gas compuesto por moléculas de mayor tamaño, y con ello no se fugan con tanta facilidad por microgrietas, poros o juntas.
Sólo pueden inflarnos las ruedas con nitrógeno en talleres especializados

Sólo pueden inflarnos las ruedas con nitrógeno en talleres especializados

En cualquier caso y aunque las ruedas estén rellenas con nitrógeno, conviene comprobar su presión periódicamente, pues del mismo modo puede haber pérdidas ocultas.

Los contras del nitrógeno

En el apartado contrario, el de los contras del nitrógeno, está el precio. Se trata de un servicio por el que hay que pagar. Suele costar entre 3 y 5 euros por neumático. El nitrógeno es un gas que se manipula tan sólo con autorización y en locales autorizados, en este caso talleres especializados.
Es precisamente este otro de sus mayores inconvenientes. Es cierto que si tras comprobar la presión en cualquier gasolinera, y con cualquier manómetro convencional, detectamos que está demasiado baja, podemos rellenar con aire. Pero conforme mezclamos aire y nitrógeno vamos perdiendo los beneficios de este último gas. Por lo tanto debes buscar establecimientos que ofrezcan estos servicios para recuperar presión.
Pese a que existen otras ventajas, como que el nitrógeno genera menos humedad dentro de la llanta y con ello no existe la oxidación del metal, son demasiado remotos en el caso de coches normales y en condiciones normales. De hecho es una técnica usada habitualmente en entornos muy exigentes como la aviación o en la Fórmula 1.
Comentarios
tracking