09 de diciembre de 2022

Los 65 años son los nuevos 50, la esperanza de vida así lo indica

Los 65 años son los nuevos 50, la esperanza de vida así lo indica

Seguridad vial

La DGT pone en el punto de mira a los mayores de 65 años, a los que llama «viejennials»

La DGT acuña al término «viejennials» para referirse al colectivo de conductores veteranos que exigen modificaciones en los patrones de edad aplicados

Guste más o menos, los 60 son los nuevos 50. Hace sólo unos años cumplir los 65 marcaba la frontera para que alguien fuera considerado como mayor, a esa edad se entraba por pleno derecho en lo que estaba considerado como la tercera edad.
Esto se acompañaba de algunos beneficios, como la jubilación y los viajes del Imserso y de algunas limitaciones como la que hace referencia al carnet de conducir. Pues pasaba a ser de obligatoria renovación cada cinco años y no cada 10, como ocurre con el resto de las franjas de edad.

La esperanza de edad crece

A día de hoy la mejora de la calidad de vida y el incremento de la esperanza de vida hasta los 83 años ha roto con estas barreras. Ahora se habla de los 80 años como la frontera lógica a partir de la que alguien puede considerarse como mayor.
Una evolución que llega acompañada de un envejecimiento de la población española, pues si en 2019 el 19,5 % de la población superaba los 65 años, en 2050 se prevé que hasta el 32 % esté dentro de esta franja de edad.
La prueba de visión es una de las más importantes del examen psicotécnico

La prueba de visión es una de las más importantes del examen psicotécnico

En este contexto la Dirección General de Tráfico vuelve a poner el foco sobre este colectivo. En este caso y aunque no de forma oficial, no son pocos los comentarios que apuntan a que la DGT va a reducir aún más los periodos de renovación del carnet de conducir, se habla de periodos de dos años a partir de los 70.

Un psicotécnico más duro

Del mismo modo se habla de endurecer los trámites para la renovación del mismo. En concreto del examen psicotécnico, que contendrá pruebas más exhaustivas en determinados aspectos como los reflejos, la visión y la audición.
Existe una propuesta que habla incluso de que los médicos que certifican si una persona es apta o no para ponerse al volante tengan acceso al historial de salud completo del paciente, incluida la medicación pautada, para valorar si es apto o no para la renovación.
En este contexto, la DGT aporta una serie de datos de este colectivo a los que califica de «viejennials», en el que mete a todos los que están por encima de los 64 años. Es la también conocida como Generación Dorada o Yolds, mezcla de young (joven) y old (viejo).
En concreto, y según datos preCOVID de 2018 y 2019, y con respecto a los conductores en la franja de edad anterior, 45/65 años, los mayores de 65 años cometen menos infracciones. Superan menos los límite de velocidad (un 12 % menos), invaden también menos el sentido contrario (12 % menos) y utilizan más el cinturón de seguridad (12 % más). En cambio, cometen más infracciones por despistes o por mala visión, como saltarse un STOP (un 169 % más).
Dirección General de Tráfico

Dirección General de Tráfico

Respecto a sus probabilidades de sufrir un accidente, tiene un 12 % menos de colisiones frontales y un 5 % menos de salidas de vías. Mientras que sufren un 19 % más de colisiones laterales, un 12 % más de accidentes de lunes a viernes y un 41 % más de golpes en cruces.

Menos accidentes pero más graves

En conjunto las conclusiones son que los mayores no sufren más accidentes que ningún otro colectivo en la carretera, pues suplen sus deficiencias de reflejos con experiencia y prudencia. Según el artículo «Conducción y Letalidad» de la Revista española de Geriatría, «en valores absolutos los mayores tienen menor siniestralidad en carretera, pues suplen su déficit con estrategias defensivas como no conducir de noche y evitan conductas de riesgo como adelantar o beber alcohol.»
Lo que sí que es cierto es que se trata de un colectivo especialmente vulnerable, pues gran parte de los accidentes en los que intervienen mayores acaba con fallecidos. De hecho en 2019 fallecieron 492 mayores de 65 años en la carretera, un 28 % del total. Cuando el porcentaje total de conductores mayores de 65 años no llegaba ni al 20 % del total. Tal y como explica Paula Márquez, subdirectora adjunta del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la DGT, que confirma que «son más frágiles, con una tasa de letalidad del 3,8 frente al 1 del resto de las edades».
Comentarios
tracking