Cualquier reforma de importancia debe ser verificada en la ITV

Cualquier reforma de importancia debe ser verificada en la ITV

Ley antituning

El accesorio del coche sobre el que ha puesto su punto de mira la DGT

La multa por la incorrecta instalación del mismo puede llegar a ser de hasta 400 euros, y la DGT lo está vigilando con lupa

En el año 2011 entraba en funcionamiento una de las leyes que más ha afectado a la historia de la automoción en España. En plena fiebre del tuning y de las modificaciones de los coches, la DGT legisló en contra de esta moda, con una ley que limitaba prácticamente todas las modificaciones estéticas o mecánicas que no estuvieran correctamente homologadas.
Esta ley, conocida como ley antituning, acabó con este fenómeno y afectó también a otras muchas modificaciones que hacían en los automóviles. Entre ellas a las bolas de remolque, que tenían que pasar unas homologaciones mucho más exigentes que antes para estar permitidas.

¿Se puede llevar siempre puesta?

Para empezar a hablar de bolas de remolque, conviene matizar que aunque la rumorología urbana dice que te pueden multar por llevar la bola puesta cuando no la usas, esto es rigurosamente falso, por lo que no existe tal multa.
Otra cosa es que por civismo debamos quitarla, pues al aparcar es un elemento con el que podemos causar daños en otros coches.
La bola de remolque es motivo de problemas frecuentes

La bola de remolque es origen de problemas frecuentes

Pero es cierto que hay determinadas infracciones que son habituales y tienen que ver con la bola de remolque. Por un lado, la más grave hace referencia a que si la bola no está correctamente homologada, la multa será de 400 euros.
En este caso, la homologación es un proceso correoso en el que en primer lugar hemos de ir a un taller de instalación donde nos certifiquen que tanto la bola como el montaje están homologados.

Taller acreditado

Después iremos a una ITV para la homologación de una reforma de gravedad, donde presentaremos la documentación que nos ha dado el taller. Posteriormente, nos incluirán la reforma en la ficha técnica del coche.
El único peligro es que nos pare la Policía camino de la ITV con la bola aún sin certificar, en cuyo caso podrían ponernos los citados 400 euros de multa por una infracción grave.
La bola de remolque automática se despliega pulsando un botón

La bola de remolque automática se despliega pulsando un botón

Una vez que esté correctamente homologada, la única precaución es que la bola no impida la visión correcta de la matrícula, una infracción grave que se sancionaría con 200 euros. Tanto si es fija como móvil, si está correctamente certificada esta es la única multa que nos pueden poner por este funcional accesorio.
Conviene saber que en caso de llevar remolque, este debe llevar la matrícula duplicada, para la correcta visibilidad.
Comentarios
tracking