El seguro del taller debe cubrir a todos los coches allí depositados

El seguro del taller debe cubrir a todos los coches allí depositados

Práctico

El papel que debes exigir siempre al llevar tu coche al taller, aunque sea de confianza

La cesión de un vehículo para su reparación o un simple lavado implica una serie de responsabilidades tanto para el propietario como para el dueño del negocio

Da igual la marca, el modelo o el tipo de motor. Todos los coches acaban pasando por el taller antes o después, en el mejor de los casos una vez al año y en el peor más a menudo, se trata de un trámite obligado para mantener los niveles de fiabilidad y seguridad del coche.
Aunque parezca un signo de desconfianza hacia el taller, indiferentemente de que sea un taller oficial o particular, el conductor está siempre obligado a exigir un resguardo de depósito.

Imprescindible

De acuerdo con la normativa de consumo se trata de un documento que acredita que hemos depositado el coche en esas instalaciones y que se hacen responsables de todo lo que pueda ocurrir.
El resguardo de depósito incluye hasta los daños del coche

El resguardo de depósito incluye hasta los daños del coche

El conductor debe custodiar este resguardo que debe incluir datos como marca y modelo, matrícula, kilometraje, daños y la finalidad con la que el coche queda depositado en las instalaciones.

Reclamaciones

Este es el único documento válido con el que si al coche le ocurre algo podemos justificar que estaba siendo custodiado por terceros, que debe hacerse cargo del problema.
La reclamación puede llegar por una simple multa que le pongan cuando salga a probar el coche tras la reparación o por dejarlo aparcado en la puerta en doble fila por problemas de espacio. Ni que decir tiene que en caso de robo es imprescindible presentar este documento en el seguro.
Para un simple lavado es conveniente reclamar este documento

Para un simple lavado es conveniente reclamar este documento

Este resguardo de depósito no tiene coste alguno pero sí debe tener el sello y la firma del establecimiento para que tenga validez legal y es importante no olvidar que incluye la finalidad con la que allí se deposita.
Más allá del taller, cuando dejamos el coche para un simple lavado o en un aparcamiento público también tenemos que exigir algún tipo de documento acreditativo de que lo hemos depositado allí, fundamentalmente por si ocurre algo de lo que hemos dicho anteriormente.
Comentarios
tracking