El calor puede afectar a la batería de los coches eléctricos

El calor puede afectar a la batería de los coches eléctricos

Bruselas quiere aplazar los aranceles a los coches eléctricos británicos para depender menos de China

Esta propuesta busca retrasar hasta el 31 de diciembre de 2026 la introducción de aranceles para los vehículos eléctricos

La Comisión Europea quiere reducir la independencia china de la industria automotriz y de baterías de la Unión Europea. Por ello, ha propuesto una extensión de las actuales normas de origen para los vehículos eléctricos y baterías bajo el Acuerdo de Comercio y Cooperación (ACC) con el Reino Unido.
Esta propuesta contempla aplazar hasta el 31 de diciembre de 2026 la introducción de aranceles para los vehículos eléctricos, una medida destinada a fomentar la producción doméstica de baterías y reducir la dependencia de terceros países como China.
Maroš Šefčovič, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, destacó que esta decisión posterga una fase intermedia de reglas de origen más estrictas que habrían sido aplicables desde 2024.
«Esto elimina la amenaza de aranceles sobre la exportación de vehículos eléctricos de la UE al Reino Unido y viceversa a partir del 1 de enero de 2024», afirmó. Sin embargo, destacó que esta extensión es un caso excepcional y no se repetirá en el futuro cercano, lo que implica que reglas más estrictas entrarán en vigor a partir de 2027.

Una medida necesaria

Valdis Dombrovskis, vicepresidente económico de la Comisión, subrayó que aplicar aranceles habría sido contraproducente para los intereses de la UE y habría intensificado la competencia con vehículos eléctricos fabricados en el extranjero, especialmente en China.
Además, destacó que la prórroga ofrece previsibilidad y estabilidad necesarias para los fabricantes de automóviles y baterías de la UE en un contexto de fuerte presión competitiva mundial.
Además de la prórroga, la Comisión anunció un paquete de apoyo para la industria de baterías de la UE, con una financiación de hasta 3.000 millones de euros del fondo de innovación de la UE. Este fondo se utilizará como una «prima» para premiar a las industrias de baterías que demuestren ser más competitivas y contribuyan a la transición hacia tecnologías limpias, reduciendo así la dependencia de importaciones externas.
Las propuestas de la Comisión responden a acontecimientos imprevistos de los últimos años, incluyendo la invasión de Rusia a Ucrania, las interrupciones en la cadena de suministro debido a la COVID-19 y la intensificación de la competencia a causa de los programas de subsidios globales.
Todo esto ha ralentizado el crecimiento del ecosistema de baterías europeo en comparación con las proyecciones iniciales hechas en 2020 cuando se diseñaron las reglas de origen para vehículos eléctricos y baterías.
La Comisión también se compromete a monitorear si las industrias automotriz y de baterías europeas se adhieren a las reglas de origen permanentes del ACC y logran el objetivo de abastecer al menos el 70 % de su demanda de baterías localmente. Este enfoque refleja un esfuerzo concertado para fortalecer la autonomía y competitividad de la UE en la creciente industria de vehículos eléctricos y baterías.
La propuesta ahora se debatirá en el Consejo de la UE, cuya decisión determinará la posición de la UE en el Consejo de Asociación, el máximo órgano de decisión del Acuerdo de Comercio y Cooperación con el Reino Unido.
Comentarios
tracking