07 de octubre de 2022

HorizonteRamón Pérez-Maura

La desinformación de TVE

Y luego se dedican a hacer sondeos y sesudos análisis del descalabro de audiencias de los informativos de TVE desde que dejó esa casa el equipo dirigido por José Antonio Sánchez en junio de 2018. Entonces los informativos de TVE era líderes de audiencia. Hoy van a la cola entre las televisiones de ámbito nacional

Cuando en la primera mitad de la década de 1980 Antena 3 de Radio intentaba conseguir una licencia de televisión privada y comercial y el Gobierno de Felipe González se lo negaba, el consejero delegado de aquella sociedad, el gran Manuel Martín Ferrand, decía que en España en realidad ya existía una televisión privada. Era TVE, «la televisión privada de José María Calviño» el presidente de la corporación pública al que había nombrado el PSOE y padre de nuestra vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño. En la década de 1980 aquella nos parecía una televisión extremadamente sectaria, pero comparada con la que tenemos hoy en día se podría decir que era una televisión ejemplar en cuanto a su imparcialidad y objetividad.
El pasado domingo no pude estar en Madrid y por lo tanto no pude participar en la manifestación «Por la Vida y la Verdad». Pero además de la información que seguí puntualmente en El Debate, quise ver qué cobertura daba TVE a la protesta que llenó las calles del centro de Madrid. En el Telediario de las 3 de la tarde la noticia aparecía relegada tras una manifestación de pensionistas en Bilbao, en la que según el propio informativo se reunieron 2.000 personas. Con un criterio periodístico verdaderamente asombroso, después de informar de una manifestación de 2.000 abordaron la de la vida que según las fuentes que citaban había reunido a 15.000. ¿Por qué tenía prioridad informativa la que reunía a siete veces menos número de gente? Pero es que en el mismo informativo se había dado mucho antes la noticia de la manifestación de la ultraizquierda contra la cumbre de la OTAN en Madrid. Ahí se cuidaron mucho de citar ningún número de asistentes porque la comparación con la manifestación convocada por Neos era insultante.
Para el informativo de las 9 de la noche la cosa degeneró todavía más. En el caso de la información sobre la manifestación por la vida, se redujo su extensión a menos de 20 segundos y se emitió a las 21,32, como algo absolutamente marginal, irrelevante. Y luego se dedican a hacer sondeos y sesudos análisis del descalabro de audiencias de los informativos de TVE desde que dejó esa casa el equipo dirigido por José Antonio Sánchez en junio de 2018. Entonces los informativos de TVE era líderes de audiencia. Hoy van a la cola entre las televisiones de ámbito nacional. Pero no hay un solo sindicato que proteste. Como saben que los trabajadores de TVE son funcionarios y su salario está garantizado, da igual que no les vea nadie por el mal trabajo que resulta de las decisiones del equipo directivo. Ellos van a seguir cobrando igual.
La primera vez que José Antonio Sánchez fue director general de RTVE, en el año 2003 el PSOE presentó en las Cortes una proposición no de ley en la que se pedía su destitución del cargo por infringir el artículo 20 de la Constitución que garantiza el derecho a la información. Será que la cobertura que TVE dio de las manifestaciones del pasado domingo era información y no tergiversación. Ya sabemos que creen que somos completamente imbéciles. Pero, por favor, no nos humillen diciéndonoslo a la cara. Sean felices pensándolo en privado. Gracias.
Comentarios

Más de Ramón Pérez-Maura

Últimas opiniones

tracking