17 de agosto de 2022

Cartas al director

Foto evocadora

La semana pasada el presidente de Gobierno visitó en Aragón una de las zonas devastadas por el fuego, los alrededores de la población de Ateca.
Los reporteros gráficos cubrieron la visita con sus cámaras, y una de las fotografías divulgadas, tanto en la prensa regional como en la nacional, mostraba una situación peculiar. En el centro una coordinadora con sus brazos sobre los hombros del presidente Sánchez, ambos en amistosa pose, parece ser que la señora estaba reclamando reconocimiento para los brigadistas que se «juegan la vida»; alrededor de la pareja, representantes de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y de las Fuerzas Armadas sin conmoverse por la escena, incluso con la atención puesta en otro lugar; medio oculto por la mujer, el presidente de la comunidad, señor Lamban, también con la atención en otro lugar y, finalmente, prestando algo de atención a la escena, el presidente de las Cortes de Aragón, señor Sada, con la vestimenta más informal de todos los presentes.
Una vez explicada la fotografía justifico el recuerdo que me trae, la evocación. Hace apenas seis años, el hoy presidente Sánchez, disconforme con los criterios del Comité Federal de su partido, abandonó su escaño y se lanzó a la carretera para convencer a las «bases», a los militantes del partido, y lo logró; saltando por encima de los miembros de ese Comité, de los «barones» y de los viejos del partido, ganó su apuesta y hoy es el presidente del Gobierno de España.
Para mí, la coordinadora de la foto representa a los militantes a los que convenció el presidente con su discurso; Guardia Civil y UME serían las instituciones del Estado, que están a lo suyo, alejados de la política; el señor Lamban, por supuesto, me recuerda al resto de «barones» y a los socialistas de antaño, y que no supieron ver lo que les aguardaba en su propio partido, y quizá hoy se arrepienten por no haber tomado medidas; y, para terminar, el señor Sada, el único atento a lo que pasa, pendiente de la reacción presidencial, representaría en mi imaginación a los ministros del Gobierno, me refiero, claro está, a la parte socialista del mismo.
Como verán tengo una gran imaginación, ¿o quizá no tanta?

Más cartas al director

  • Las ministras sin corbata

  • El giro del presi

  • La otra crisis: un ideario plurilingüe y competencial

  • Sanear la democracia

  • Caliente y frío

  • Últimas opiniones

    Comentarios
    tracking