09 de febrero de 2023

Cartas al director

Tomar decisiones en política

Ante la intranquilidad de muchos, que viven en una continua zozobra en la lucha por su supervivencia, soy de la opinión y creo que, en todo lo relacionado con nuestra forma de vivir, tiene que haber un término medio. Ahí radica la verdadera razón de ser: esa justificación que nos hace virtuosos, entendiendo que, ello en sí, constituye el motivo y fundamento de nuestras vidas.
Nunca hay que aferrarse a algo desesperadamente, como si eso significase el no va más. La desesperación en lograr algo destruye y aniquila nuestra manera de ser, de pensar, de actuar y de razonar, y por ello, no se consigue nada de lo deseado, porque, de rebote, el ánimo cae por los suelos, y la impotencia se hace dueña de los sentimientos y emociones, lo que provoca un decaimiento del coraje, arrojo, valentía y resolución, desfalleciendo, por ello, nuestras energías vitales.
En todo lo que queramos hacer y lograr, en el término medio está la virtud para que nuestro raciocinio actúe correctamente, es decir, para que obremos y realicemos nuestros actos en libertad y en conciencia.
¿Están actuando así los líderes del centroderecha español? Según estamos viendo, no. Ni Abascal y su partido, Vox, así como Ciudadanos y su nueva líder, demuestran capacidad para una toma de decisiones junto al PP –partido mayoritario con capacidad de formar gobierno–, empleando el diálogo, el acuerdo y la unidad. Con «paripés propagandísticos» o con lo de «lo que no puede ser» no se soluciona nada.
España, en las próximas elecciones, sean municipales, autonómicas o nacionales, se juega mucho. El pueblo está muy cansado, no sólo de la actuación de Pedro Sánchez y su PSOE, aliados con los que no querían aliarse y, sin embargo, se fueron juntos a la cama para conseguir su mamandurria. El pueblo también está muy cansado de ver que el centroderecha español está muy dividido y enfrentado sin llegar a razonamientos lógicos, siendo, como se ve, incapaces de poner sobre la mesa los pros y los contras para llegar a la conclusión de que en el término medio está la virtud, principio fundamental del raciocinio humano. La unión hace la fuerza, y nos abre las puertas al diálogo sincero sin resentimientos, ni enfrentamientos.

Más cartas al director

  • El latido no engaña

  • Se veía de venir

  • La otra crisis: un valle de carcajadas

  • La perplejidad de Sánchez

  • Cuatro apuntes sobre una ecografía

  • Últimas opiniones

    Comentarios
    tracking