29 de junio de 2022

tribunaGonzalo Ortiz

Cinco tropiezos de la política exterior de Estados Unidos

La salida de Afganistán, la no desnuclearización de Corea del Norte, populismo en las Américas, retroceso en Venezuela y la guerra en Ucrania

En un libro publicado en 2006 que ha tenido gran repercusión y en gran parte premonitorio, The Postamerican World, el autor, Fareed Zakaria, anunciaba la salida paulatina de EE. UU. del escenario internacional, pero no menciona, ni de pasada, ni la salida de Afganistán, ni presagia la actual conflagración en Ucrania. En el mismo se encuentra una cita del profesor de Harvard, Steven Pinker: «Vivimos probablemente en el tiempo más pacífico de la existencia del ser humano».
La realidad supera las expectativas, y los think tank americanos más potentes no fueron capaces de diagnosticar hechos relevantes como los que se mencionan a continuación. En Europa nos ha pasado lo mismo. En otro interesante libro, publicado en septiembre de 2020, titulado Estrategias de poder, el embajador Fidel Sendagorta apenas mencionaba a Rusia y el subtítulo subrayaba: «China, EE. UU. y Europa en la era de la gran rivalidad».
De modo sucinto, aunque se trata de traspiés o retrocesos de considerable envergadura, los cinco tropiezos recientes de Estados Unidos, sin ánimo de exhaustividad, serían los siguientes:
1. La salida de Afganistán: Tras veinte años de guerra, millones de muertos y billones de dólares dilapidados, en agosto de 2021 se produjo la salida apresurada e «inesperada» de los aliados, con la vuelta a la situación inicial: los talibanes regresaron al poder.
EE. UU. quedó mal con sus aliados y amigos (a los que no informó con antelación) y dio una impresión de impotencia a la opinión pública mundial (felizmente los medios de transporte aéreos cumplieron a satisfacción).
2. La no desnuclearización de Corea del Norte: tras las celebradas Cumbres del presidente Trump con Kim Jong Un en Singapur, Hanoi y en la zona desmilitarizada, volvemos a la situación de partida.
Se mantienen las sanciones, sí (pero muy debilitadas), y Corea del Norte prosigue con sus ensayos nucleares y el lanzamiento de misiles intercontinentales. Además, este régimen se reafirma, contemplando el caso de Ucrania que en su momento renunció a las armas nucleares, en que la bomba atómica es el seguro de supervivencia indispensable para el régimen de Pyongyang.
3. Populismo en las Américas: la doctrina Monroe parece evaporada, y tras las tres dictaduras añejas en América (Cuba, Nicaragua y bolivariana de Venezuela) han llegado al poder gobiernos populistas anti norteamericanos. Y llegan para quedarse (Méjico, Bolivia, Chile, son algunos ejemplos).
El 29 de mayo habrá elecciones presidenciales en Colombia, y probablemente saldrá elegido el exguerrillero Gustavo Petro. Los EE. UU. se van quedando sin amigos a lo largo y ancho del hemisferio.
4. Retroceso en Venezuela: lo menciono especialmente por la paradoja de que se trata de un país muy rico en petróleo empobrecido por el chavismo, lo que ha producido una tremenda emigración de los venezolanos al exterior. Los EE. UU. aplicaron fuertes sanciones económicas y apoyaron la opción Juan Guaidó, que ha acabado diluyéndose.
La democracia en Venezuela no está ni se la espera. El Ejército, la Policía, los paramilitares, el dominio de los medios de información y los asesores cubanos, hacen que Maduro se sienta hoy más seguro que nunca. Nicolás Maduro, por lo demás, defiende a Putin y a su régimen, sin disimulo alguno.
5. La guerra en Ucrania: Biden antes del 24 de febrero ya había anunciado que no iba a mandar soldados y falló totalmente la disuasión. Putin pensó que la coyuntura le era favorable para una invasión. Aunque ahora Biden envíe armas antitanques y solicite al Congreso 33.000 millones de dólares en ayuda militar, la guerra está ahí, es muy difícil pararla y cada día que pasa Ucrania está más destruida.
Cinco tropiezos exteriores de diferente entidad, pero muy significativos. El presidente norteamericano viajó recientemente a Europa (23 de marzo) para asistir a las Cumbres de la OTAN, UE, y G7 (también visitó Polonia), y estrechar lazos con sus aliados europeos. Tiene previsto viajar a Japón y Corea (entre el 20 y el 24 de mayo) para visitar estos dos países (será el primer encuentro con el nuevo presidente surcoreano Yoon), y asistir a la reunión del Quad (Australia, Japón, India y Estados Unidos). Por cierto, parece que Japón, Australia, Corea del Sur y Nueva Zelanda están invitados a la Cumbre de la OTAN de finales de junio en Madrid.
Se trata de recuperar liderazgo en dos regiones del mundo donde Estados Unidos ha tenido una marcada presencia en los últimos tiempos. Pero la pregunta está ahí: ¿podrá USA liderar ese nuevo orden mundial?
  • Gonzalo Ortiz es embajador de España
Comentarios
tracking