04 de diciembre de 2021

Los siete monjes de Tibhirine, asesinados tras semanas de cautiverio, fueron beatificados en Orán

Los siete monjes de Tibhirine, asesinados tras semanas de cautiverio, fueron beatificados en OránVatican News

Mártires en Argelia

Los monjes de Tibhirine: siete vidas arrebatadas por el terrorismo islámico

En 1996 el GIA secuestró en Argelia a siete monjes trapenses y los asesinó, dejando sus restos en una cuneta. Xavier Beauvois narró su historia en De dioses y hombres, premio del Jurado en Cannes
Tibhirine es un pueblo a cien kilómetros al sur de Argel. Allí, una pequeña comunidad cristiana concentrada alrededor del monasterio cisterciense de Nuestra Señora del Atlas, siete monjes fueron secuestrados y posteriormente asesinados por el Grupo Islámico Armado, a quienes ya habían advertido la víspera de Nochebuena de 1993 sobre sus crueles intenciones. Pero ellos, por votación, decidieron quedarse en la abadía y no abandonar a los que dependían de la caridad de los trapenses para salir adelante en el día a día. 
Pese a la amenazas, este pequeño gran gesto como comunidad, tomando una decisión colectiva y optando por el verdadero amor, aquel de saber que se da la vida por las personas del lugar, por los demás, fue llevado años más tarde a la gran pantalla por Beauvois en una preciosa pieza fílmica que cuenta sus últimos meses de vida. 
De dioses y hombres

Beatos por un `sí´ a los olvidados

Christian, el prior del monasterio; el cocinero, Michel; Christophe, el agricultor; Célestin, el responsable del albergue; y el médico que llevaba toda la vida en Argelia y que curaba gratis a los habitantes de la zona, Luc; junto a los monjes Bruno y Paul, de visita por el monasterio, fueron beatificados por el Papa Francisco el 8 de diciembre de 2018. Junto a ellos, fueron elevados a los altares otros 12 religiosos mártires cristianos de la guerra civil argelina, que se saldó con la muerte de 114 imanes y 150.000 víctimas de la barbarie del terrorismo islámico. 
Ya en el Regina Coeli del domingo 26 de mayo de 1996, el Santo Padre Juan Pablo II se expresó así: «A pesar de nuestro profundo dolor, damos gracias a Dios por el testimonio de amor dado por estos religiosos. Su fidelidad y coherencia honran a la Iglesia y serán sin duda una semilla de reconciliación y de paz para el pueblo argelino, con el que fueron solidarios».
25 años después, los mártires de Tibhirine son un modelo de amistad, convivencia y fraternidad con el islam para todos.  Así lo dejaba por escrito el prior, Chistian de Chergé, en el que fuera su testamento espiritual: «Si un día me aconteciera (y podría ser hoy) ser víctima del terrorismo que actualmente parece querer alcanzar a todos los extranjeros que viven en Argelia, quisiera que mi comunidad, mi Iglesia, mi familia, recordaran que mi vida ha sido donada a Dios y a este país».
Nadie había oído hablar de Tibhirine y de su comunidad monástica hasta el 21 de mayo de 1996

Nadie había oído hablar de Tibhirine y de su comunidad monástica hasta el 21 de mayo de 1996Notre Dame del Atlas

tracking