19 de agosto de 2022

Los resto de Calixto III y Alejandro VI en la Iglesia Nacional Española de Roma

Los resto de Calixto III y Alejandro VI, en la Iglesia Nacional Española de RomaA.O.

La Iglesia donde reposan los dos papas españoles de la familia Borgia trabaja contra su leyenda negra

«Las investigaciones que hoy se realizan, mucho más serenas, demuestran la importancia de ambos pontificados», señala Brosel, rector de la Iglesia Nacional Española en Roma

Los restos de Calixto III y Alejandro VI, los dos papas de la familia Borgia, tienen su sepultura en una capilla de la Iglesia Nacional Española en Roma, conocida como Monserrato. Un grupo de seis investigadores estudia actualmente la documentación en los Archivos del Vaticano para aportar luz sobre el pontificado de ambos, en la segunda mitad del siglo XV.
El rector de la Iglesia Española, José Jaime Brosel, asegura que «es cierto que hay una leyenda negra, en parte creada por sus sucesores, ya que se trata de los dos Papas no italianos de aquella época». El hecho de ser extranjeros llevó a que purpurados romanos que veían usurpado su espacio de poder «personificaran en ellos todo lo malo que en ese momento pudiera existir».
La realidad es que «las investigaciones que hoy se realizan, mucho más serenas, demuestran la importancia de ambos pontificados», según asegura Brosel. «Singularmente el de Alejandro VI, un hombre de numerosas reformas que van saliendo a la luz y que, de haberse aplicado, hubieran cambiado el curso de la historia de la Iglesia».

Contra el oscurantismo histórico

La investigación se enmarca dentro de las tareas del Instituto Español de Historia Eclesiástica, que forma parte de la Iglesia Española. Esta entidad ha realizado recientemente una monografía y un diccionario de obispos españoles, así como prepara un estudio histórico sobre los embajadores españoles ante la Santa Sede. En el próximo mes de mayo se desarrollará un congreso, en colaboración con la Universidad Carlos III, sobre Pio XII y los archivos del Vaticano en relación con España.
Junto a la labor de estudio e investigación, la Iglesia Española en Roma ha reforzado en sus últimos años la labor pastoral con la colonia española en Roma. Desde 1450 se ha dedicado a la acogida de peregrinos y enfermos, así como a facilitar la dote a las españolas de origen humilde en Roma, tradición que se mantuvo hasta principios del siglo XX. Hoy día mantiene una gran actividad de catequesis con jóvenes, que incluye también a los Erasmus en la Ciudad Eterna y a empleados de las embajadas y empresas. También se respaldan desde el templo diversas actividades de caridad, sobre todo encabezadas por religiosas de órdenes españolas en Roma.
José Jaime Brosel, rector de la Iglesia Nacional Española de Roma, donde están los dos papas

José Jaime Brosel, rector de la Iglesia Nacional Española de Roma, donde están los dos papasA.O.

Un templo de gran importancia

La primera sede de la Iglesia Española estaba en Piazza Navona y era conocida como la Iglesia de Santiago, erigida por representantes de Castilla. La del Reino de Aragón, dedicada a Montserrat, se construyó más tarde, pero terminó por unificar los dos templos. De hecho, el nombre oficial es Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat.
La fusión de ambas iglesias llevó a que muchas de las esculturas y obras de arte se concentraran, contribuyendo a enriquecer un templo que hoy conserva, entre otras piezas, una obra de Gian Lorenzo Bernini. Se trata de un busto de Pedro de Foix Montoya, que en su día estaba en la Iglesia de Santiago y que hoy está situada en la Sala de Conferencias de Monserrato.
La importancia de este templo en la historia de España se aprecia en un monumento sepulcral situado debajo del de los dos Papas Borgia. Corresponde a un monarca español. En esta iglesia estuvo enterrado el Rey Alfonso XIII, fallecido en Roma en 1941. Sus restos permanecieron en el templo hasta el año 1980, cuando fueron trasladados al Panteón de los Reyes en el Monasterio de El Escorial.
Comentarios
tracking