Fundado en 1910

21 de julio de 2024

Mario Iceta, arzobispo de Burgos y Comisario Pontificio para el asunto de Belorado

Mario Iceta, arzobispo de Burgos y Comisario Pontificio para el asunto de Belorado

Iceta ​da hasta principios de julio para que las monjas excomulgadas abandonen el monasterio de Belorado

Las cuentas bancarias de las religiosas apenas tienen 6.000 euros, una cantidad «claramente insuficiente»

Las diez ex monjas clarisas de Belorado (Burgos) tienen «hasta los primeros días de julio» para abandonar el monasterio tras la excomunión que pesa sobre ellas. Lo ha afirmado monseñor Mario Iceta, quien habló de «un tiempo prudencial» que van a otorgar a las ex religiosas excomulgadas para que salgan del inmueble.

El arzobispado de Burgos ha esperado hasta el lunes para comparecer después de hacer público el comunicado del sábado en el que se decretaba la excomunión de las diez ex religiosas clarisas del monasterio de Belorado que han incurrido en un delito canónico de excomunión.

Monseñor Mario Iceta, arzobispo de Burgos y Comisario Pontificio y representante legal de los monasterios de Belorado, Orduña y Derio; la hermana Carmen Ruiz OSC, secretaria de la Federación de Hermanas Clarisas de Ntra. Sra. de Aránzazu; Donato Miguel Gómez, vicario judicial de la archidiócesis de Burgos, y Rodrigo Saiz García, director del Departamento de Asuntos Jurídicos del arzobispado de Burgos, han comparecido este mediodía para detallar los próximos pasos que el Comisario Pontificio va a tomar en el espinoso asunto que rodea a las diez monjas excomulgadas de Belorado.

Monseñor Iceta se refirió a ellas en todo momento como ex religiosas. «Son ellas las que deciden abandonar la Iglesia católica; no se les echa», quiso dejar claro el Comisario Pontificio desde el principio de su intervención. Por tanto, «no forman parte de la comunidad monástica de Belorado y Derio», puntualizó el arzobispo. «Hay ocho monjas que sí pertenecen a la comunidad», puntualizó monseñor Iceta, en referencia a las cinco religiosas ancianas que viven en Belorado y de las que no se tiene noticia, y a tres más que abandonaron el convento.

Según el prelado, «hay tres monasterios de la Orden que han mostrado su disposición a mandar religiosas» para sustituir a las monjas cismáticas. El Comisario Pontificio ha recordado cómo «se le solicitó a la ex abadesa que entregara una copia de llaves» del cenobio, algo de lo que hizo caso omiso, al igual que numerosos documentos para conocer la gestión económica.

Apenas 6.000 euros

La información que han obtenido, sin embargo, ha sido escueta. De las 10 cuentas bancarias a las que han tenido acceso, el saldo total de todas ellas «no supera los 5.000 ó 6.000 euros», que monseñor Iceta calificó de «claramente insuficiente» para hacer frente a los pagos de los gastos del monasterio.

Esto ha obligado a que la provincia de Aránzazu de las clarisas a las que pertenece Belorado vaya a transferir «determinadas cantidades de dinero para atender a las personas que presentan pagos» al arzobispado.

Respecto a la titularidad de los tres inmuebles, monseñor Iceta subrayó que ,«de manera clara y taxativa», pertenecen a la Iglesia y no a las ex religiosas. Por ese motivo, el Comisario Pontificio instó a las diez excomulgadas a «no permanecer en los monasterios», como ya hizo con Pablo de Rojas y José Ceacero, los dos sacerdotes cismáticos que instigaron a la rebelión contra la Iglesia católica. «De no producirse la salida voluntaria, nos veremos obligados a emprender las acciones legales a que haya lugar», remarcó el arzobispo, que tildó de «tema especialmente sensible» este asunto. El prelado lamentó que a las ex religiosas «les interesan solo cuestiones inmobiliarias», mientras que a ellos «nos interesan las personas, no las piedras».

Monseñor Iceta lamentó que lleven «39 días tratando de dialogar» con las religiosas sin obtener respuesta. Respecto a las monjas ancianas de Belorado, el Comisario Pontificio subrayó que «tienen el derecho a recibir los sacramentos católicos» y a «restablecer la vida religiosa católica». «La Iglesia sigue esperando en oración a las hermanas. Que sean conscientes de la realidad que están viviendo», aconsejó el arzobispo de Burgos, quien confesó que había ofrecido su rosario de ayer por las ex clarisas y que hoy volvería a hacer lo mismo.

El prelado habló en todo momento de «paciencia y misericordia» hacia las monjas, pero añadió que «la paciencia tiene que traducirse en acciones».

Comentarios
tracking