07 de diciembre de 2022

Mandatory Credit: Photo by CHINE NOUVELLE/SIPA/Shutterstock (13097069e)
(220816) - EXTREMADURA (SPAIN), Aug 16, 2022 (Xinhua) - Photo taken on Aug 15, 2022 shows a view of Cijara reservoir in Extremadura, Spain. Spain continues to suffer from one of the hottest and driest summers on record, after the highest temperatures ever recorded in July. Lack of rain has left water volumes in its reservoirs at less than 40 percent of their storage capacities - 20 percent below the average level for this time of the year.
Spain Extremadura Drought - 15 Aug 2022 
SPAIN EXTREMADURA DROUGHT 15 AUG 2022 220816 16 XINHUA PHOTO TAKEN SHOWS A VIEW CIJARA RESERVOIR CONTINUES SUFFER FROM ONE HOTTEST DRIEST SUMMERS RECORD AFTER HIGHEST TEMPERATURES EVER RECORDED JULY LACK RAIN HAS LEFT WATER VOLUMES ITS RESERVOIRS AT LESS THAN 40 PERCENT THEIR STORAGE CAPACITIES 20 BELOW AVERAGE LEVEL FOR THIS TIME YEAR 114174704

Los obispos españoles rezan por la lluvia, tan necesaria en estos momentos en nuestro paísGTRES

La Iglesia española reza a Dios por la necesidad de lluvias en toda España

Los pastores de la Iglesia invitan al pueblo a rezar por «la necesidad de lluvia abundante, que riegue nuestros campos y haga revivir la vida en la agricultura, en la ganadería, en nuestros embalses y en el consumo humano del agua, pues, donde hay agua hay vida»

los obispos de la Iglesia española llevan meses elevando «oraciones a Dios para pedir la lluvia en nuestros días», como gesto de que la fe no es ajena a las preocupaciones reales de la sociedad, y después de dos años especialmente secos para todo el mundo.
Los obispos aseguran que «no basta con que llueva un poco, sino que es necesario que llueva mucho y que las reservas de agua vuelvan a rellenarse, sin que ello provoque inundaciones y otras catástrofes».

la necesidad de lluvia abundante, que riegue nuestros campos y haga revivir la vida en la agriculturaDemetrio Fernández

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha pedido «en la Santa Misa, en las preces de los fieles, en el Santo Rosario y en la Liturgia de las Horas», rogando a Dios por «la lluvia necesaria para poder sobrevivir».
«Dios sabrá cuándo y cómo nos la enviará pero nosotros no dejemos de pedirla. Hagamos que una necesidad grave, como es ésta, se convierta en ocasión de renovar nuestra fe en el Dios que nos cuida todos los días», ha destacado.
También los obispos extremeños han señalado «la necesidad de lluvia abundante, que riegue nuestros campos y haga revivir la vida en la agricultura, en la ganadería, en nuestros embalses y en el consumo humano del agua, pues, donde hay agua hay vida».

Una oración llena de confianza en Dios, creador del cielo y de la tierra y Padre misericordioso, cuyo amparo no falta a quienes se confían a su providenciaJosé Manuel Lorca

Además, se han dirigido a las administraciones para no «abandonar los bosques a su suerte», ya que «es de vital importancia que todos miramos a la naturaleza, no sólo como una fuente de utilidad y rendimiento económico. Hay que respetarla y valorarla, en su armonía y equilibrio, como un regalo que recibimos y un legado que hay que esforzarse por transmitir a las generaciones futuras. Es necesario un cambio de mentalidad y de hábitos sociales, sensibilizando y movilizando a toda la sociedad».

El don de la lluvia

Por su parte, el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes ha expresado que las preocupaciones cotidianas, «Todas ellas lo son también de la comunidad cristiana, la cual sale al paso de las necesidades humanas, en primer lugar, con la oración. Una oración llena de confianza en Dios, creador del cielo y de la tierra y Padre misericordioso, cuyo amparo no falta a quienes se confían a su providencia. Esta es la confianza que mueve al creyente, la misma que Cristo vive y transmite en su enseñanza acerca de la oración».
En la festividad de San Lorenzo, el arzobispo de Valladolid, Luis Argüello, envió una carta a todos los feligreses de la archidiócesis para pedir «el don de la lluvia y de la paz»:

Compartir con todos

«Vivimos una larga sequía en un verano de calor y guerra. La escasez del agua es ya dramática y las consecuencias de la guerra, en medio de la gran lucha global, nos hacen avizorar dificultades económicas quizás inéditas para las generaciones más jóvenes», subrayando que «el Señor también pasa y se hace especialmente presente en los que sufren en su proprio cuerpo estos problemas; desde ahí nos llama a la conversión que se manifiesta en la oración, el ayuno y la limosna».
El arzobispo de Valladolid también señaló que «las crisis generan desigualdades en sus consecuencias» y «exigen combatir sus causas, en la medida que dependan de la voluntad humana», por eso, también es necesaria la «limosna del compartir con los que menos tienen y al compromiso público en favor del bien común».
Comentarios
tracking