01 de diciembre de 2022

El Papa sobre la oración "saludar al Señor con el corazón, pocas palabras y obras buenas".

El Papa sobre la oración «saludar al Señor con el corazón, pocas palabras y obras buenas».GTRES

Audiencia General

El Papa Francisco: «Estar en oración no significa decir palabras, sino abrir el corazón a Jesús»

Como cada miércoles, el Papa ha continuado su catequesis en la audiencia general, hoy ha reflexionado sobre la oración como elemento de discernimiento

El Papa Francisco ha retomado, en la audiencia general de hoy 28 de septiembre, las catequesis sobre el discernimiento y se ha detenido «en el primero de sus elementos constitutivos, que es la oración».
El Santo Padre, aclaraba que el discernimiento no es sinónimo de certeza absoluta porque «se refiere a la vida, y la vida no siempre es lógica, presenta muchos aspectos que no se dejan encerrar en una sola categoría de pensamiento».
Ejemplificaba esta situación con esos momentos en los que aún sabiendo discernir elegimos el mal camino: «Cuántas veces hemos vivido nosotros también la experiencia descrita por el apóstol Pablo: «no hago el bien que quiero, sino que obro el mal que no quiero»».
Es especialmente necesaria la oración intima con Dios, para conocerle y entrar en comunión con él, pues desde el principio de los tiempos el demonio nos engaña sugiriendo una imagen falsa de Dios; de un Dios que no quiere nuestro bien ni nuestra felicidad, que nos quiere coartar.

La alegría, signo de Cristo

Pero, precisamente «el signo del encuentro con el Señor es la alegría. La tristeza, o el miedo, son sin embargo signos de lejanía de Él».
Además, a través de la experiencia podemos discernir que «quien se aleja del Señor nunca está contento, incluso teniendo a su disposición una gran abundancia de bienes y posibilidades. Jesús nunca obliga a seguirle: nos deja libres».
Concluía afirmando que el discernimiento no es fácil, pues las apariencias engañan. No obstante, ese discernimiento llega con la oración, cuando tenemos el corazón abierto al amor y a la voluntad de Dios. «Dos esposos que han vivido juntos mucho tiempo queriéndose terminan pareciéndose. Algo similar se puede decir de la oración afectiva», en este sentido, la oración que nos acerca a Dios, nos ayuda a discernir con la mirada amorosa de Cristo.
Comentarios
tracking