17 de agosto de 2022

El virus es ahora más contagioso y está eludiendo la protección de las vacunas

El virus es ahora más contagioso y está eludiendo la protección de las vacunas

Coronavirus

COVID-22: estas son las diferencias entre el virus original y el que ha provocado la séptima ola

Las subvariantes BA.4 y BA.5 presentan unas mutaciones tan significativas que ha llevado a los expertos a hablar de un nuevo virus

Las subvariantes de ómicron BA.4 y BA.5, cada vez más predominantes y responsables en gran parte de la séptima ola, presentan mutaciones genómicas respecto a sus predecesoras tan significativas que ya se habla de una nueva enfermedad: la COVID-22, que sería muy diferente a la que conocimos desde 2019.
Hasta la fecha, parece confirmado que el virus ahora es más contagioso. Los últimos datos disponibles de Sanidad, de este viernes, arrojan una cifra de 12.000 hospitalizados, 471 fallecidos y una incidencia acumulada que se ha incrementado en más de 1.200 puntos.
Esta nueva subvariante, además, está eludiendo la protección de los anticuerpos que generaban las vacunas y las infecciones previas. Diferentes investigaciones apuntan a que estos nuevos linajes presentan una mutación en los aminoácidos L452R, F486V y R493Q, la parte de la proteína Spike sobre la que actúan las vacunas.

Síntomas diferenciadores de BA.4 y BA.5

Según evoluciona el virus, cambian los síntomas. La fatiga, la fiebre, la tos y el dolor de cabeza siguen apareciendo como dolencias comunes. Pero hay otros malestares propios de la BA.4 y BA.5 que son diferenciadores respecto al linaje original de ómicron: diarrea, dolor de garganta y un periodo de incubación más corto.

SÍNTOMAS DE BA.4 y ba.5

  • Tos
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Secreción nasal
  • Dolores musculares
  • Vértigos
  • Falta de aire

Aumento de contagios

El director general del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), Antonio Zapatero, afirmaba recientemente: «Es una enfermedad causada por un virus distinto, provocada por mutaciones diferentes al original, por lo que tiene también un resultado clínico distinto».
Por su parte, la ministra de Sanidad, Carolina Darias señalaba: «(Las nuevas subvariantes) tienen una mayor transmisibilidad, pero una menor gravedad en relación a etapas anteriores».

¿Regreso a la mascarilla?

Ni el Ministerio de Sanidad las tiene todas consigo. Aunque la virulencia de estos nuevos linajes golpee con menor intensidad, no es menos cierto que el hecho de que logren escapar a la protección de la vacunación preocupa a las autoridades.

​Eso y el aumento de la incidencia en mayores de 59 años explicaría el nuevo bandazo del departamento que dirige Carolina Darias.

​Si hace justo un año, la titular del departamento, aseguraba que «las mascarillas dejaban paso a las sonrisas» con la retirada del cubrebocas en el exterior, ahora recurre a esta prenda, al menos en espacios cerrados, para controlar el impacto de la séptima ola.

​En un momento en el que la incidencia acumulada en los mayores de 59 años se ha disparado, rozando los mil casos por cada 100.000 habitantes, la ministra instaba esta semana a mantener las medidas de protección, a la vez que ha instado en la necesidad de ponerse la dosis de refuerzo de la vacuna, especialmente los menores de 50 años.
Comentarios
tracking