12 de agosto de 2022

Las autoridades sospechan que detrás de la campaña de insultos y amenazas está el movimiento conocido como 'Querdenken'

Las autoridades sospechan que detrás de la campaña de insultos y amenazas está el movimiento conocido como 'Querdenken'EFE

Coronavirus

Una doctora, amenazada de muerte por los antivacunas, se suicida en Austria

Lisa-Maria Kellermayr sufrió meses de amenazas e intimidaciones por su activismo público a favor de la vacunación

Lisa-Maria Kellermayr, una doctora que ejercía en Wels, al oeste de Austria, fue acosada durante meses por militantes antivacunas. ¿Su delito? Defender la eficacia de las inoculaciones contra el coronavirus. Por ello, llegó a ser incluso amenazada de muerte.
El país austriaco ha despertado conmocionado tras trascender la noticia de su muerte. La médica contaba con tan solo 36 años de edad. Su cuerpo apareció en su consulta médica, junto a tres notas. Las autoridades apuntan a que se trata de un suicidio.

Acoso y amenazas

Su caso era conocido en el país desde hacía tiempo. Según reportan medios locales, todo habría comenzado el pasado 16 de noviembre de 2021. Ese día, se organizó una manifestación negacionista frente al hospital de Wels.
Kellermayr se mostró en contra de esta concentración en su cuenta de Twitter y, quizás envalentonada por algún testimonio erróneo, criticó que una «manifestación de teóricos de la conspiración» bloqueara «la entrada del hospital y la salida de ambulancias».
La Policía local tuvo que desmentirla, ya que lo cierto es que tanto las ambulancias como los pacientes podían entrar y salir del edificio. Esa rectificación dio pie a una avalancha de insultos contra ella.
«Alguna gente aprovechó la respuesta de la Policía para legitimar mi persecución», lamentó entonces la facultativa.

Activista en favor de la vacunación

Kellermayr defendía la vacunación contra la COVID-19 como una de las maneras más efectivas de protección contra el virus de Wuhan. Compartía sin miedo sus ideas en Twitter y cuando era entrevistada regularmente. Pero desde el día de la manifestación ya había sido señalada. Y la campaña continuó.
Su activismo le ocasionó un constante acoso de los antivacunas, que fue a más, y por parte de los partidarios de teorías conspiratorias, que en Austria y Alemania son conocidos como 'Querdenker'.

Conmoción en Austria

Kellermayr decidió borrar el polémico mensaje que le granjeó los primeros problemas y pidió a la Policía que eliminara también su respuesta, ya que los ataques iban in crescendo, una solicitud que no fue atendida.

​La situación fue a peor. A pesar de sus peticiones, las autoridades no abrieron ninguna investigación por las amenazas de muerte.

​Tras el trágico final, el país ha quedado en shock. Miles de personas se han concentrado recientemente en las principales ciudades austriacas para expresar su solidaridad por el fallecimiento de Kellermayr y expresar su rechazo a la violencia psicológica a la que fue expuesta. Las investigaciones han concluido que al menos dos de las personas que la amenazaron de muerte eran de Alemania.
Comentarios
tracking