06 de octubre de 2022

Un menú de una residencia de ancianos

Un menú de una residencia de ancianosMarea de Residencias

Garzón se olvida de las residencias de mayores en sus planes de alimentación saludable y sostenible

Familiares de personas mayores han levantado la voz y han reclamado al ministro de Consumo que regule la alimentación en las residencias

El Ministerio de Consumo de Alberto Garzón no hace más que recordar que debemos comer sano, equilibrado –mejor si es dieta mediterránea– y hacer algo de ejercicio –aunque sea caminar–. También elaboró el polémico semáforo nutricional, la guía alimentaria que costó 18.029 euros y sugirió el deterioro del medio ambiente a causa del consumo de carne, entre otros. Parece que todos los planes ideados por Garzón van dirigidos a toda la población, pero el ministro se ha olvidado de un sector y es, para muchos, el más importante: las residencias de tercera edad.
Familiares de personas mayores que se encuentran en residencias han sido las que han levantado la voz y han reclamado al ministro de Consumo que regule la alimentación en los centros para que los usuarios puedan alimentarse de productos saludables y bajo una dieta equilibrada, en línea con la iniciativa de dietas saludables de los colegios.
La plataforma Marea de Residencias ha denunciado en Twitter la situación ofreciendo a los usuarios fotos reales de lo que comen sus familiares: «Estos son los platos que reciben nuestros familiares todos los días, necesitamos una ley que regularice la alimentación como merecen», denuncia. Además, comparten fotografías donde se ven fritos, jamón york o lentejas con huevos fritos por encima.
Menú que comparten en un tweet de una residencia

Menú que comparten en un tweet de una residenciaMarea de Residencias

Menú residencias

Otro menú de una residencia de ancianosMarea de Residencias

En otro mensaje en la misma plataforma, adjuntan una fotografía de los menús de una residencia pública de Alcorcón y explican que: «Hoy miércoles debían desayunar café con leche y muesli, no había muesli así es que ha tocado galletas. En la comida no había fruta ha tocado helado. Una cosa es el papel y otra lo real. ¡Basta ya de maltrato!», exclaman.
Ante esta situación, los familiares de los afectados han enviado una carta a Garzón pidiendo que el Ministerio tome medidas para revertir los efectos de esta alimentación y crear menús más saludables, elaborados con productos de calidad y adaptados a cada persona. Según ha podido saber la agencia de comunicación Europa Press, el ministro lo «está estudiando», pero aún no ha comentado nada al respecto.
Precisamente, el pasado jueves 15 de septiembre el Ministerio de Consumo sacó a audiencia pública un proyecto de real decreto, que prevé aprobar el segundo semestre de 2023, para fomentar una alimentación saludable y sostenible en los centros educativos públicos, concertados y privados de segundo ciclo de Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato, FP y Educación Profesional.
En concreto, este proyecto apuesta por el consumo de al menos 45 % de frutas y verduras de temporada y proximidad en la elaboración de los menús escolares, así como incluir hasta un mínimo del 5 % alimentos de producción ecológica. Además de dar prioridad a todos aquellos cuya producción sea respetuosa con el medio ambiente y el bienestar animal.
Asimismo, tiene como finalidad la reducción de residuos y el desperdicio alimentario; la disponibilidad de menús especiales, tanto por diagnóstico médico (alergias, intolerancias) como por motivos culturales, éticos o religiosos; o incluir aceite de oliva virgen extra (AOVE) para los aliños y aceite de oliva o aceite de girasol alto oleico para cocinar y freír.
El decreto buscará además reducir la sal, los concentrados, los potenciadores de sabor, las salsas y el azúcar en las preparaciones; y fomentará el uso de jarras de agua potable, del grifo, en las mesas de los comedores, salvo que no sea posible por motivos de suministro.
Comentarios
tracking